jueves, 25 de octubre de 2012

Gotta Be You


Capitulo 2

Llegamos al edificio donde trabajo. Un alto edificio lleno de oficinas.
- Carolina, la jefa te busca. – me dijo la recepcionista.
- Gracias Melanie.
Subimos al ascensor hasta la novena planta y allí estaba… una mujer anciana, esperándome con cuatro chicos.
- Carolina, ¿te acuerdas de que hoy teníamos una entrevista muy importante? – me preguntó Lorraine, mi jefa.
- Claro. Voy a por la cámara.

Entré en mi pequeño despacho para coger las cosas que necesitaba y fui a un pequeño estudio. Escuché a Carly, la reportera, empezar con la entrevista.

Fue pasando el tiempo, hasta que la entrevista acabó y mi jefa y los chicos se fueron al despacho a hablar sobre el artículo.

En el estudio había un piano de cola, y a mí que me encanta tocar el piano, me senté y toqué esta canción http://www.youtube.com/watch?v=7maJOI3QMu0. Cuando terminé una voz me sobresaltó.
- Ha sido precioso.
- ¿Lo has oído? – dije sin girarme.
- Si, tocas muy bien.
Me giré y allí estaba… Harry. Salí corriendo del estudio y me dirigí a la casa de la amiga de mi hermana. La recogí y nos fuimos a casa.

Llegamos a casa después de un largo camino de vuelta. Cindy se fue al salón y yo a la cocina para calentar la cena. De repente sonó mi móvil. Era un número desconocido. Dejé que sonara, ya que no tenía ganas de cogerlo. Volvió a sonar la irritante musiquita del móvil y, esta vez lo cogí.
- ¿Hola?
- Carolina, te gusta hacerte de rogar. – dijo una voz al otro lado del teléfono. – Soy Harry.
- ¿Harry? ¿Como has conseguido mi número? – pregunté con mucha curiosidad.
- Tengo mis contactos. Se lo pedí a Andrea en el Starbucks, por si acaso.
- Ah, ¿y que quieres?
- Siento haber estado escuchando mientras tocabas el piano. – me dijo. – No quería que te enfadaras.
- No estoy enfadada. Solo que me da mucha vergüenza porque toco fatal.
- ¿Fatal? Eres la mejor pianista que conozco.

Estuvimos hablando durante unos quince minutos hasta que la voz de mi hermana nos interrumpió.
- Tengo hambre.
- Voy. Harry, tengo que dejarte. Mi hermana se pone muy pesada cuando tiene hambre.
- Claro. Niall también tiene hambre y quiere salir a cenar. – me dijo Harry. – Espera… y si os venís a cenar con nosotros.
- Es que tengo que hacerle la cena a mi hermana.
- Que venga también.
- Vale. – dije al fin.
- En media hora estamos en tu casa. – dijo con prisa. – Adiós.
- Harry.
- ¿Qué?
-¿Puedo hacerte una pregunta? – dije aguantándome la risa.
- Claro, pregunta lo que quieras.
- ¿Acaso sabes donde vivo? – pregunté sin poder aguantarme la risa.
- Eem…  no.
Le dije la dirección y colgué. Le dije a mi hermana que se vistiera. Me arreglé, quizá demasiado.

Pasada media hora, sonó el timbre.
- Cindy, abre que me estoy acabando de arreglar. – grité desde mi habitación.
- One Direction!!! – oí la voz de mi hermana.
Bajé corriendo y, en efecto, allí estaban los cinco chicos del Starbucks.
- Hola – dijo Harry con una sonrisa. – Ellos son Louis, Zayn, Niall y Liam.
- Encantada. – dije tímidamente.
- Tengo hambre. – dijo mi hermana.
- Al fin alguien que piensa como tú, Niall. – dijo Louis.
Todos no reímos y subimos en una preciosa limusina negra.

La cena fue muy tranquila. Cindy estaba muy emocionada, estaba cenando con sus ídolos.

A la hora de volver, Cindy se durmió en la limusina. Legamos a la puerta de mi casa.
- Chicos me lo he pasado muy bien. Gracias por todo.
- No hay de que. Espero que nos volvamos a ver. – dijo Zayn.
- Claro.
- Te acompaño a la puerta. – me dijo Harry.

Bajamos de la limusina, yo a un lado y Harry con mi hermana en brazos intentando no despertarla.
- No tardéis!!! –gritó Louis desde el coche.

Acompañé a Harry hasta el cuarto de mi hermana y allí la dejó suavemente, sobre su cama.
- Gracias Harry.
- De nada. – dijo mirando el suelo. - ¿Te gustaría venir a nuestra casa? A pasar el rato, ver pelis y eso.
- Claro. ¿Puedo llevar a Andrea?
- Si. Cuantos más mejor.
- Adiós.
- Adiós.
Besó mi mejilla y se fue.
Me quedé allí inmóvil, sonriendo tontamente. Rápidamente cogí mi móvil y llamé a Andrea para contárselo todo.
- ¿Hola? – dijo una voz adormilada.
- Andrea, sé que es muy tarde pero… ¿a qué no sabes lo que me ha pasado? – dije muy emocionada.
- Como no sea importante te mato por despertarme – dijo algo cabreada.
- One Direction me ha invitado a cenar.
- Aaaaaah. – tuve que apartarme el móvil de la oreja por el grito.
- Y después… - le conté toda la historia.
- Yo creo que a Harry le gustas.
- Si nos hemos conocido hace unas horas.
- ¿No crees en el amor a primera vista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario