jueves, 15 de noviembre de 2012

Gotta Be You


Capitulo 9

Conducía Niall, Liam iba en el asiento del copiloto y Harry y yo detrás. Harry parecía contento, la verdad no sé porque, pero eso me ponía a mí de buen humor.
- ¿Dónde os apetece ir? – preguntó Liam.
- ¿Qué os parece…? – empezó Niall.
- No vamos a ir a Nando’s. – le cortó Harry.
- ¿Qué os parece un restaurante donde solía ir de pequeña?
- Claro. Dinos como se va y hecho.

Les indiqué el camino y cuando llegamos me emocioné. Estaba exactamente igual a como lo recordaba.
- Carolina, ¿estás bien? – se preocupó Liam.
- Si, solo es que me trae tantos recuerdos.

Entramos y todo seguía igual, todo igual a como lo recordaba.
- Es bonito. – dijeron los tres a la vez.

La cena transcurrió tranquila. Para mí fue perfecta.
- Carolina. – me llamo Harry.
- ¿Qué? – dije alzando la vista para mirarle.
- ¿Te gustaría grabar una canción con nosotros?

La pregunta me sorprendió tanto que me atraganté con un trozo de ternera que me había metido en la boca.
- ¿Qué?
- No me lo hagas repetir, que si la primera vez casi te ahogas, no quiero imaginarme la segunda. – dijo riendo.
- ¿Yo grabar con vosotros? – miré a los otros dos, estos me asintieron. – No sé, yo no sé cantar como vosotros.
- Claro que puedes. Eres buenísima, incluso más que nosotros. – me animó Liam.
- Si, haz una maqueta con nosotros y si no te gusta no la grabamos. Pero al menos inténtalo. – me dijo Niall.
- Cla… claro. – tartamudeé.

 La cena continuó como había empezado, pero yo estaba más nerviosa de lo normal. Me habían propuesto grabar una canción junto a ellos, One Direction, una de las bandas más aclamadas del momento.
- Es tarde. – dije mirando el reloj. – Tengo que volver a casa.
- Te acompaño pero, ¿mañana tienes algo que hacer? – me preguntó Harry.
- Tengo que estudiar para los exámenes.
- ¿De que asignatura?
- Biología, anatomía en concreto.
- Si quieres yo te ayudo. – me dijo con una sonrisa pícara.
- No hace falta. – reí. – Siempre estudio con Andrea.

Harry y yo subimos al coche. Encendió la radio y, sin darme cuenta, me puse a cantar.
- Lo haces genial.
- ¿El qué?
- Cantar, en serio tienes talento.
- Déjalo, por favor.
- Oye, en serio yo te puedo ayudar con la anatomía.
- Harry, por favor no seas guarro. – empecé a reír.
- No me refería a eso, mal pensada. Se me daba bien biología en el instituto. – me puse roja al instante, pero menos mal que no lo notó.

Llegamos a la puerta de mi casa. Se acababa el tiempo a su lado y ya no lo vería hasta no sé cuando.
- Bueno… hemos llegado. – dije mirando mi casa.
- Si. Te acompaño a la puerta.

 Bajamos del coche y fuimos a la puerta.
- Bueno pues hasta luego. – dije mirándole a los ojos.
- Si, ya te llamaré mañana por si tienes tiempo libre.

Nos fuimos acercando sin darnos cuenta hasta que nuestros rostros estaban a escasos milímetros. Estábamos a punto de besarnos, pero la puerta se abrió de repente y… apareció mi madre.
- Hola.
- Mamá.
- Buenas noches, señora.
- Carolina, es muy tarde. ¿De dónde vienes? – genial, empezó el interrogatorio, y encima delante de Harry.
- Pues…
- Es culpa mía.
- ¿Tuya? – dijimos las dos a la vez.
- Si, la invité a cenar y bueno, se nos pasó la hora. Lo siento. – le dijo Harry a mi madre.
- Tranquilo, es que estaba preocupado por ella. – se excusó. – Pasa Carolina.
- Adiós, Harry.
- Adiós, pequeña. Ya te llamaré. – se despidió.

Entré y me fui directa a mi habitación, ya me enfrentaré a mi madre mañana. No tenía ganas de nada, solo quería desconectar del mundo y no pensar en nada, bueno si, en una cosa. En él, el chico que me está cambiando la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario