martes, 4 de diciembre de 2012

Gotta Be You


Capitulo 19

Salimos de casa y nos fuimos a una pequeña zona comercial, cerca de donde estábamos. Entramos en una cafetería pequeña, pero muy acogedora. Era muy bonita. Nos sentamos en una mesa y pedimos. Yo, un chocolate caliente, y Harry, un café. Estábamos pasándolo bien, hasta que el teléfono de Harry empezó a sonar. Puso el altavoz.
- ¿Qué pasa chicos? – sonrió.
- Harry, ¿estás desaparecido o qué? – rió Louis.
- No, está conmigo. – dije yo riendo.
- Uuuu!! – oímos al otro lado.
- Tienes muchas cosas que contarnos. – dijo Niall.
- Callaros. – dijo Harry, rojo de vergüenza. - ¿Qué queríais?
- Decirte que tenemos que ensayar para el concierto.
- Vale, ya vamos. – dije mientras le pagaba al camarero.
- ¿Qué haces? – dijo Harry mirándome. – Tenía que pagar yo, he perdido la apuesta.
- Da igual. – dije sin darle importancia.
- No. Tome. – le dio el dinero al camarero y este, me lo devolvió.
- ¿Qué pasa? – oímos una voz, era del teléfono. Aún no habíamos colgado.
- Nada. Ya vamos. – dicho esto, colgó.

Salimos de la cafetería y llamamos a un taxi. El viaje no fue largo, ya que no había mucho tráfico. Llegamos al pabellón donde jugué la semifinal de voleibol.
- ¿Es aquí? – pregunté.
- Si. ¿Qué pasa?
- Nada.

Entramos y allí no estaba mi adorada pista de voleibol, sino un escenario enorme montado en el centro.
- Hola. – nos saludó Liam. – Si que habéis tardado.
- Hola, Liam. – dije dándole un abrazo.
- ¿Dónde está Louis? – preguntó Harry.
- Allí. – le señaló Liam.

Harry se fue y empezaron a llegar todos menos Louis. Al parecer, él y Harry tenían mucho de que hablar. Fuimos con Paul, su manager, y me explicaron algunas cosas. Me estaban enseñando algunos pasos de baile para mi actuación, pero no podía más de los nervios, y todo me salía mal. La coreógrafa tenía mucha paciencia y me lo hacía repetir una y otra vez. Después llegaron Louis y Harry, y se fueron con los demás. Lo tenía allí, observando como bailaba y, como por arte de magia, empecé a bailar como yo sabía, o sea más o menos bien. Cuando acabé todos me aplaudieron y se acercaron para felicitarme, y eso que era solo un ensayo.
- Bailas de miedo, – me dijo Zayn. – incluso mejor que Harry.
- Gracias. – dije sonriente. – Por eso le gané la apuesta.
- Me dejé ganar claramente. – contestó haciéndose el chulito.
- Si ya…
- ¿Qué apuesta? – preguntó Niall.
- El que perdiera al Just Dance invitaba al otro a tomar algo. – explicó Harry.
- ¿Y te ha ganado?
- Le dejé ganar.
- Si, seguro. – dijo Louis. - ¿Tú has visto como baila?
- Bueno, os toca ensayar. – dije cambiando de tema, ya que estaba roja de vergüenza.

Subieron al escenario y estuvieron practicando los pasos de baile que les decía la coreógrafa. Lo hacían más o menos bien. Cada vez que uno se equivocaba, todos reían y volvían a intentarlo. Yo los miraba embobada, en concreto a Harry. Cada vez que paraban para explicar algo me miraba y me sonreía, y yo le devolvía la sonrisa. Estaba muy enamorada y creo que todos ya se habían dado cuenta. Espero que Harry no porque… me daba miedo su respuesta. Si era un sí no podría aguantar la presión de salir con un famoso, y si era un no, no podría aguantar el rechazo.
- ¿Nos vamos? – me preguntó Zayn.
- Claro.

Salimos del pabellón para dirigirnos a comer. Íbamos caminando por una calle donde había muchos restaurantes muy elegantes.
- ¿Cuál queréis? – preguntó Liam.
- No sé. – dijo Niall.
- ¿Y si vamos al McDonald’s? – pregunté tímidamente.
- Vale. – me sonrió Harry.

Llegamos al McDonald’s y nos sentamos en una mesa. Liam, Niall y Zayn fueron a pedir mientras nosotros guardábamos una mesa.
- Bueno, y ¿qué tal el instituto? – me preguntó Louis.
- Bien, suelo sacar buenas notas siempre a si que… - dije sin darle importancia.
- ¿Y en voleibol qué tal? Eres muy buena. – se interesó Harry.
- Bien, me querían llevar a una escuela de alto rendimiento pero no voy a ir porque es muy caro.
- Que lástima.
- ¿Y el concierto benéfico cuando es? – preguntó Louis.
- La semana que viene. – dije como si estuviera en un interrogatorio. - ¿Y el vuestro?
- Dentro de tres días. – dijo Harry.
- ¿Estás nerviosa? – rió Louis.
- Un poco. ¿Es lo normal, no?
- Si, pero tranquila. Estaré a tu lado. – dijo Harry con esa mirada que me transmitía seguridad.
- ¿Y nosotros qué? – dijo Niall, que acababa de llegar.

Se sentaron y nos pusimos a comer. Hablábamos animadamente hasta que llegó el peor momento del día, o al menos para mí.
- Voy al baño. – dijo Harry. – Ahora vengo.
- Vale. – dijeron todos. Una vez Harry fuera, todos me miraron.
- Bueno, Carolina. – sonrió Louis.
- ¿Qué tal con Harry? – continuó Zayn.
- Sabes que puedes contarnos lo que sea. – dijo Niall.
- Dejadle en paz. Si no quiere que no diga nada. – me defendió Liam.
- La verdad, bueno, es que me gust…
- Hola. – me sorprendió la voz de Harry. - ¿De que estabais hablando?
- De nada. – dijimos todos a la vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario