jueves, 27 de diciembre de 2012

Gotta Be You


Capitulo 40

Salimos del edificio y nos dirigimos a una cafetería. Cris me había caído bastante bien y, al parecer a Niall también, no sé si me entendéis. Estábamos charlando animadamente hasta que sonó mi móvil. Me disculpé y fui a contestar. Era Harry.
- Hola.
- ¿Carolina, dónde estás? – preguntó preocupado.
- En una cafetería.
- ¿Y qué haces allí?
- Conocer a Cris.
- ¿Quién?
- Mi manager.
- ¿Por qué has ido sin mí?
- Niall se ofreció.
- Pero íbamos a ir juntos, yo te acompañaría.
- Demasiado tarde. Bueno, tengo que irme.
- Ya hablaremos, te quiero.
- Y yo a ti, cariño.

Estábamos hablando tranquilamente hasta que sonó el teléfono de Carolina y se fue a contestar. Nos quedamos Cris y yo solos. No sabía que hacer ni que decir y los nervios me estaban matando, pero no era al único, a Cris parecía que le pasaba lo mismo. Me quedé un rato mirándola y, la verdad, es que era preciosa. Tenía una larga melena ondulada cayéndole hasta poco más abajo de los hombros, unos ojos azules como los míos y una sonrisa perfecta. Cada vez que la miraba era como si estuviéramos ella y yo solos en el mundo, sin nadie a nuestro alrededor. Ella me miró y sonrió.
- ¿Qué pasa?
- Na… nada. – dije con un hilo de voz.
- Se supone que soy yo la que tiene que estar nerviosa y no tú. Estoy en una cafetería con Niall Horan. – dijo emocionada.
- No me gusta que me traten como a una estrella, solo soy un chico más. Por favor, trátame como a un chico normal.
- Claro lo que quieras. – dijo con esa preciosa sonrisa aún en el rostro. Seguimos hablando y riendo, conociéndonos más. Esta chica estaba empezando a lograr lo que ninguna había conseguido, olvidarme de la novia de mi mejor amigo y entrar en mi corazón. Solo esperaba que nadie se enterara y menos Carolina, que seguramente intentaría ayudarme y yo no quería.

Comencé a andar hacia la mesa donde estaban sentados Niall y Cris, se les veía muy bien juntos y es que habían congeniado bastante. Me senté en la mesa y sentía que sobraba allí, que ellos dos necesitaban estar solos. ¿Podría ser ella la chica que llevaba Niall esperando tanto tiempo? Por lo que se veía, Cris era una chica inteligente, madura, joven e independiente.
- Carolina, ¿lista para saltar al mundo de la fama? – me sonrió Cris.
- ¿Crees que estaré preparada?
- Si, al menos no eres la típica niña pija y tonta.
- No me imagino a Carol así. – rió Niall.
- Sería raro. – le seguí el rollo. – Cris, ¿no eres muy joven para trabajar de manager?
- Todos me lo dicen. Mi abuelo, desde pequeña, me instruyó y bueno, a mis 19 años ser manager de una futura joven estrella…
- Bueno, a ver si tengo suerte.
- Carol, ¿no sé por qué no te tienes confianza en ti misma? Lo harás genial y llegarás muy lejos. – me animó Niall.
- Gracias Nialler.

Seguimos allí charlando hasta que se hizo muy tarde y tuvimos que marcharnos. Cris me dijo que me llamaría más tarde para arreglar todo lo de la mudanza y Niall me llevó a casa. Mi madre no estaba y mi hermana estaba durmiendo. Que raro, mi madre solo dejaba a Cindy cuando había una urgencia. Cogí mi móvil, preocupada y llamé a mi madre lo más rápido que pude.
- ¿Diga?
- ¿Mamá, por qué está sola Cindy en casa?
- He tenido que salir.
- ¿Ha pasado algo?
- No, tranquila, es solo por trabajo.
- Me habías asustado.
- Cuida de tu hermana hasta que llegue, adiós.
- Adiós.

No era muy tarde, pero tenía mucho sueño y me fui a la cama. Mañana volvía a clase y tenía que contarle todo a Andrea. Me marchaba a USA en unos meses y no la vería en mucho tiempo. Todo era muy difícil, pero iba a cumplir mi sueño y además contaba con la ayuda de los chicos y mis chicas. Todo esto me hacía muy feliz y, mi estado de cansancio fue aumentando hasta que caía dormida en mi cama. A la mañana siguiente todo volvió a empezar como lo había dejado. Tenía que levantarme para ir al instituto, pero pronto lo dejaría, solo un trimestre más y se acabó mi pesadilla. Me vestí rápidamente y bajé a desayunar, allí estaba mi madre que se tenía que ir a trabajar otra vez. Salí de casa y Andrea ya me esperaba en el lugar de siempre para ir al instituto. Por el camino le fui contando todo lo que me había pasado ayer pero no me dio tiempo a contarle lo de mi cambio de residencia. Entramos a clase y allí me esperaba mi pesadilla, por poco tiempo, con un examen sorpresa. Estaba todo en silencio y no sabía contestar ninguna pregunta, raro en mí. Estos últimos días no había estudiado, lo que se dice mucho, pero de ahí a no saber nada había un largo camino. La hora acabo y yo solo había conseguido contestar a siete de las diez preguntas. Salí al patio enfadada conmigo misma por descuidar tanto mis estudios. Andrea y yo nos sentamos en un banco del patio a comernos tranquilamente nuestro bocadillo y charlar de nuestras cosas.
- Andrea, se me había olvidado contarte una cosa.
- Habla, que no tenemos todo el día.
- Bueno, el contrato discográfico incluía que me tengo que mudar a USA.
- ¿Qué? ¿Cuándo?
- En Enero.
- ¿No te puedes quedar aquí?
- No, yo quería quedarme pero, no he podido convencerle.
- No pasa nada, lo importante es que vas a triunfar.
- Intentaré venir a visitarte todo lo que pueda.
- Me conformo con que no te olvides de mí.
- Eso nunca. – dije mientras le daba un abrazo.

El patio había acabado y tuvimos que volver a clase, estábamos bastante tristes, las dos por el mismo motivo. Nos teníamos que separar y no nos íbamos a ver en mucho tiempo, pero nuestra amistad puede con la distancia por muy grande que sea ¿verdad? El resto de las clases fueron rápidas y cuando menos nos lo esperábamos, ya estábamos fuera. Nos fuimos a un Starbucks porque teníamos que aprovechar todas las tardes juntas que podamos. Andrea fue a guardar una mesa libre mientras yo iba a hacer cola para pedir. Estaba esperando en la fila cuando entraron un grupo bastante numeroso de chicos y chicas de mi edad. No me lo podía creer, como la primera vez.
- Princesa!!
- ¿Harry? – pude decir antes de que me besara. - ¿Qué haces aquí?
- Tomar algo, ¿a ti que te parece?
- ¿Qué tal, Carol?
- Genial chicas.
- Nos alegramos, renacuaja.
- Que gracioso, Louis. – dije sarcástica. – He venido con Andrea, ¿os venís?
- Claro.

Pedimos y fuimos con Andrea, ella se sorprendió bastante al encontrarse con Little Mix, al completo, pero se cayeron bien casi al instante. En el fondo, Perrie y Andrea eran muy parecidas. Estuvimos hablando de chorradas hasta que tocó la hora del tema estrella. Les conté todo lo que me habían dicho en la “reunión” con el director de la discográfica, menos lo de USA, hasta que no pude más y lo dije.
- A Niall le gusta Cris!!!
- ¿Qué? Eso no es verdad. – protestó bastante sonrojado.
- ¡¿Qué no es verdad?! Ayer estabas muy a gusto con ella y… se veía el amor a kilómetros.
- Carolina, cállate!!! – empezó a enfadarse.
- Vale, pero sabes que tengo razón. – dije lo suficientemente alto como para que lo oyera, ya que la risa de los demás llamaba bastante la atención.
- Vale ya chicos. – puso paz Liam.

Niall y Cris hacían muy buena pareja, pero Niall era muy cabezota y a Cris se la veía un poco tímida. Tenía que hacer algo, mover los hilos para que esos dos… Pero solo había un problema y es que Niall no quería que me metiera. Bueno, yo hago lo que tenga que hacer y si luego sale bien, ya me darán las gracias. Harry me acompañó a casa y me fui directa a dormir. 

2 comentarios:

  1. ME ENCANTA TU HISTORIA en mayúsculas, en arial, tamaño 72, y subrayado :)
    Este capítulo , me encantó <3 muchas gracias otra vez, y además, q le gusto a Niall es q eres un encanto ^_^ cada vez q leo un capítulo nuevo me quedo así *-* q no se distancien mucho Harry y Carolina. A saber q pasa cuando Carolina intente juntarnos ;)
    P.D.:Sube pronto :)
    P.D.2: no te lo dije antes pero Feliz Navidad y próspero año nuevo :)

    ResponderEliminar
  2. no me voy a cansar de darte las gracias ^^ jajaj y feliz navidad y próspero año nuevo a ti tambien ;D

    ResponderEliminar