domingo, 9 de diciembre de 2012

Gotta Be You

Capitulo 22

Cogimos un taxi y nos dirigimos a mi casa. Detrás del coche había otro taxi que nos seguía, pero no le dí importancia. Llegamos a mi casa y entramos. No era muy tarde, las 21:30, y mi madre y mi hermana no estaban. Creo que me dijeron que iban al cine o algo así. Entramos y nos sentamos en el sofá. Liam me miraba con cara de preocupación, yo no podía aguantarme más las lágrimas y me eché a llorar.
- No puedo más. – dije en un susurro.
- Tranquila, sabes que lo solucionaremos. – dijo mientras me abrazaba. – Solo es cuestión de tiempo.
- No, no se va a solucionar nada. A Harry parece que le da igual todo y todos. Él se merece a alguien que pueda decirle que le quiere sin miedo y yo no soy esa persona.
- Carolina, si Harry no se da cuenta de que estás loca por él es que es idiota y no sabe lo que se está perdiendo.

Me bajé del taxi y esperé a que entraran para poder mirar por la ventana sin ser descubierto. Me acerqué lentamente y allí estaban, abrazados en el sofá. No me lo podía creer. Le gustaba Liam. Se fueron separando y, entonces, la vi. Estaba llorando y eso me mataba. No podía verla sufrir. No podía escuchar lo que decían así qué me alejé de allí despacio. No podía dejar de pensar en ella, en cada lágrima que ella derramaba. Tengo que hacer algo para que esté feliz, ¿pero el que? Soy muy romántico, según Louis, y bastante detallista. ¿Qué puedo hacer para que esté feliz? Tengo una idea, no sé si será lo correcto pero tengo que intentarlo. Será mañana mismo. Mañana le diré lo que siento.

Liam se quedó conmigo hasta las 24:00. Mi madre no llegaba y empezaba a preocuparme. ¿Por qué a mí? ¿Por qué tenía que tener tantos problemas? Solo soy una adolescente que quiere vivir tranquila, sin ningún problema. Era tarde y Liam tenía que marcharse. No quería que se fuera, pero las cosas son como son y tenía que irse. Me fui a dormir y sin querer empecé a llorar.

Al día siguiente, me levanté para ir a clase. Me miré al espejo y pegué un grito. Estaba horrible. Tenía cara de zombi, literalmente. Me fui al baño corriendo y me maquillé un poco. Tenía muy poco tiempo. Mejoré un poco mi aspecto, pero seguía estando bastante mal. Bajé las escaleras y me tomé un vaso de leche. Creo que batí el record porque, me lo bebí en menos de cinco segundos. Sonó el timbre. ¿Quién podía ser a estas horas? Abrí y Andrea entró. Yo seguía en pijama así que subí a mi habitación con mi mejor amiga para vestirme. Andrea me eligió la ropa mientras yo me lavaba los dientes. Me vestí y salimos corriendo hacia el instituto.
- Daos prisa. – dijo el conserje, que era un hombre mayor muy amable y muy atento. – Están en el auditorio.
- Gracias. – dijimos al unísono y sin dejar de correr.

Entramos en el auditorio y allí estaba la directora hablando. Nos sentamos en las butacas del final porque estaba lleno. Debía de estar todo el instituto.
- Alumnos. – empezó. – Quiero comunicaros que el día de hoy no tendréis clase, por el simple motivo de que ciertas personas van a daros un pequeño concierto. Quiero que mantengáis la calma en todo momento, sobre todo las chicas, y que les respetéis, ya que son adolescentes normales como vosotros. Quiero darles la bienvenida a…  – por favor que no sean ellos, pensé. – One Direction.

Estaba nervioso. Aún no me creía lo que iba a hacer. ¿Y si me decía que no? ¿Y si se iba con otro? ¿Qué haría si me dijera que no? Estaba muy nervioso y tenía mucho miedo de su respuesta. Ninguno estaba al corriente de mi plan, pero seguramente lo averiguarían cuando bajara del escenario y caminara hacia Carolina. Espero que todo salga bien porque si no… no quiero imaginarme mi reacción. Sería capaz de ponerme a llorar delante de todo el mundo. Pero, ¿y si Carolina solo me decía que si por verse presionada? Le iba a decir que la amaba delante de todo el instituto y eso podría influir en su respuesta. Ahora no puedo ponerme a pensar en eso. Tengo que ser valiente y arriesgarme, aunque salga perdiendo.

No me lo podía creer. ¿Qué hacían aquí? Ellos no podían estar aquí. Las chicas enloquecieron al instante y se pusieron a gritar como las fans del grupo que eran. Andrea no paraba de saltar y bailar al ritmo de la música, y yo no me había movido. Estaba inmóvil y con la mirada perdida. Andrea me miró y se preocupó.
- ¿Qué te pasa?
- Na… nada. – dije fingiendo estar bien.

Veía a los chicos actuar sobre el escenario. Estaban geniales. Al primero que miré fue a Harry, que parecía que buscaba a alguien entre el público. Supongo que sería a una chica con la que ligaría más tarde. Aparté la mirada de él, pero ya me había visto. Bajó del escenario. Todos tenían la mirada puesta en él. Estaban cantando ‘Gotta Be You’ y me la estaba cantando a mí. Se fue acercando lentamente y yo me puse de pie. Todos nos miraban, pero me daba igual. Yo solo tenía ojos para él, para Harry. Los demás dejaron de cantar y todo estaba en silencio. Solo se oía la voz de Harry, cantando. Llegó hasta donde estaba yo. Dejó de cantar y me miró directamente a los ojos.
- Carolina. Hay una cosa que llevo intentando decirte desde el primer día que te vi, pero me ha sido muy difícil. Puede que suene un poco cursi o que parezca una locura, pero es así. Te quiero. Estoy enamorado de ti. No puedo vivir en un mundo donde tú no estés. Cada vez que te vas no sé que hacer. Lo único que quiero es verte, hablar contigo, abrazarte y no soltarte nunca. No quiero a ninguna otra chica, solo te quiero a ti. Yo… Te amo. – dijo sin dejar de mirarme a los ojos en ningún momento.
- Ha… Harry, yo… no sé que decirte.
- Dime lo que sientes. Lo que te diga el corazón.
- Vale. – contesté mirando el suelo, para luego volver a mirar sus preciosos ojos verdes. – Harry, te amo. Desde el primer día que te conocí. Desde ese día no he podido dejar de pensar en ti. Recuerdo cada momento a tu lado, puede ser una tontería pero es verdad. Estos últimos días he estado un poco distante, lo sé pero, no quería que me hicieras daño. Sé que no te gusta tener relaciones serias y, bueno, a mí sí y por eso he estado un poco rara últimamente. Pero te quiero y eso no lo puede cambiar nadie. – no sé como lo dije pero lo había hecho, le había dicho a Harry que lo amaba.

Harry se acercó a mí lentamente, hasta que nuestros rostros estaban a escasos milímetros. Una música empezó a sonar, era su última canción. http://www.youtube.com/watch?v=xGPeNN9S0Fg&feature=bf_prev&list=PLG1jdPjSgoZaeJmTlfugM2WZyzkI61e2q&shuffle=963835. Era una balada preciosa. Seguíamos cerca, muy cerca, hasta que Harry lo hizo. Se acercó aún más para poder hacer lo que los dos estábamos deseando. Me besó con dulzura, como nunca nadie lo había hecho antes. Nos fuimos separando lentamente para decir lo que sentíamos en ese momento.
- Te amo.
- Y yo a ti.

1 comentario:

  1. En una palabra : mesupermegahiperultraencanta :)
    P.D.: q bonito fue este capítulo :)
    P.D. 2: Escribe algo tambien de Niall, porfa q me encanta (bueno los amo a todos pero...)

    ResponderEliminar