jueves, 10 de enero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 49

Ayer fue un día realmente especial, me sentía afortunado por tener amigos como ellos. Eran geniales. Me levanté y lo primero que vi fue a ella, la chica que me robó el corazón y que ahora dormía placidamente entre mis brazos. No quería despertarla pero me estaba muriendo de hambre y lentamente me separé de ella.
- ¿A dónde crees que vas?
- ¿Estabas despierta? – pregunté incrédulo. ¿Estaba de espaldas a mí y me había oído marchar?
- Una pregunta no responde a otra pregunta. – dijo girándose sin perder esa preciosa sonrisa.
- ¿Tú tampoco me vas a responder? – dije mientras me acercaba a ella. – Solo tenía hambre.
- Claro, prefieres la comida antes que a mí. – se fue alejando poco a poco.
- Tú eres demasiado dulce y a mí me gusta más lo salado.
- Tú te lo pierdes. – continuó alejándose hasta llegar al borde de la cama. Me acerqué más a ella y cayó al suelo.
- ¿Estás bien? – corrí preocupado a ayudarla a levantarse.
- Si. – dijo frotándose la espalda. – Pero tengo hambre.
- Vamos a desayunar. – dije cogiéndola en brazos.
- Puedo andar.
- Te has dado un fuerte golpe. Además, prefiero llevarte yo. – dije robándole un beso.

Estaban todos desayunando, solo faltábamos nosotros. Le hice el desayuno a Carolina mientras ella hablaba con sus amigas. Le hice su desayuno favorito, huevos revueltos con bacón. Cuando fui al comedor me encontré con todos tirados en el sofá viendo la televisión. Le llevé el desayuno a Carolina y me senté con ella a charlar mientras se lo comía. Cada vez que la miraba a los ojos me perdía en ellos, en esos preciosos ojos marrones. Cada vez que lo hacía, ella se reía y me llamaba para que despertara de esa especie de trance. Se levantó de la silla y se fue al baño. Su móvil estaba encima de la mesa y empezó a sonar.
- Harry, cógelo por favor. – gritó desde el baño.
- Claro. – le contesté y rápidamente cogí el móvil. - ¿Hola?
- ¿Carolina? – preguntó una voz femenina.
- No, soy su novio.
- ¿Harry? Soy Amy.
- ¿Amy? - me sorprendí de que la llamara, la última vez no tuvieron un encuentro muy amistoso. - ¿Desde cuándo sois amigas Carolina y tú?
- Desde el colegio, pero ese no es el caso. ¿Está Carol por ahí?
- Esta en el baño. – me empecé a preocupar. – Amy, ¿qué pasa?
- ¿No te lo ha contado Carolina?
- No.
- Ayer desapareció Andrea.
- ¡¿Qué?!
- Harry, ¿quién es? – me sorprendió la voz de Carolina a mi lado.
- ¡¿Cuándo pensabas contármelo?!
- ¿El qué?
- Que ayer desapareció Andrea.
- ¿Es Amy? Déjame hablar con ella. – me dijo mientras me quitaba el móvil de las manos.

Fui a una habitación más tranquila para poder hablar con Amy sin interrupciones. Esperaba que me diera buenas noticias, que la hayan encontrado. De repente, me acordé de ese mensaje. El mensaje que me llegó antes del concierto. No era culpa suya, él realmente la quería.
- ¿Amy?
- ¿Carol? ¿Eres tú?
- Si, ¿alguna novedad? – pregunté esperando un sí por respuesta.
- No, ¿te ha llamado?
- No, pero he recibido un mensaje de Mike.
- ¿De Mike? ¿Estás segura?
- Si, me preguntaba si sabía donde estaba Andrea y que estaba preocupado.
- ¿No sabe dónde está?
- No, pero lo averiguaré.
- Iré a casa de Mike para hablar con él y preguntarle. Si descubro algo te llamo.
- Claro, adiós.

Me sentía realmente mal, no podía hacer nada por nadie y eso me ponía peor. No quería hablar con nadie, así que salí de casa silenciosamente para no ser descubierta. Iba mirando hacia atrás por si había alguien pero accidentalmente me choqué con alguien. Mierda, me habían descubierto. Me di la vuelta inmediatamente y allí estaba, mi mejor amigo. Niall se dio la vuelta y me sonrió. Él no sabía nada de lo que había pasado respecto a Andrea.
- Lo siento, Carol. – me dijo sin borrar esa sonrisa imperfecta.
- No, tranquilo. – dije agachando la cabeza para evitar mirarle a los ojos.
- ¿Estás bien?
- Si, todo va fenomenal. – dije sin levantar la mirada. - ¿Y a ti con Cris?
- Bueno, cada vez va mejor. Pero no nos desviemos del tema, ¿qué te pasa?
- Nada.
- Carol, puedes confiar en mí. Soy tu mejor amigo.
- Pues, verás… - no sabía como explicárselo. – Ayer me dijeron que Andrea ha…
- ¿Andrea ha… qué?
- Ha desaparecido.
- ¡¿Qué?!

No hay comentarios:

Publicar un comentario