domingo, 13 de enero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 50

¿Por qué no nos lo había dicho? ¿Dijo que había sido ayer? Espera, ¿qué había pasado ayer? Sí, ayer fue el cumpleaños de Harry. Parece que Carolina no quería arruinarle la fiesta, que considerada. No podía mirarla a la cara, estaba destrozada y no paraba de llorar. Tenía que ayudarla, era su mejor amigo. Pero, ¿cómo voy a ayudarla a encontrar a su mejor amiga? Ni siquiera tenía alguna pista. Estábamos a 2 de Febrero y teníamos que preparar la gira. Fui corriendo a mi habitación y cogí el móvil, rápidamente busqué el número de Andrea y la llamé. Uno, dos, tres pitidos. Nada, no contestaba. Lo volví a intentar y sí, lo había cogido.
- ¿Andrea?
- ¿Quién eres? – dijo una voz masculina.
- No, ¿quién eres tú? Déjame hablar con Andrea!! – grité.
- Andrea está bien, pero si quieres volver a verla tendrás que decirle a Carolina que vuelva a Londres.
- Espera… - pude decir antes de que colgara. – No puedo decírselo.

Bajé las escaleras y me encontré con Harry y Carolina en el sofá, abrazados. Carolina estaba llorando y Harry intentaba tranquilizarla. Los demás llegaron justo en el peor momento. Vieron a Carolina, y antes de que pudiera limpiarse las lágrimas y disimular un poco, corrieron a consolarla. No sabían lo que pasaba y tampoco tenían por qué enterarse, pero eran amigos y solo querían ayudarla. No podía verla así, era demasiado doloroso para los dos. Fui a donde estaba sentada y la abracé, solo quería que la encontraran. Harry cogió a su novia de la mano y se la llevó fuera, quería estar a solas con ella. Él solo quería lo mejor para ella y seguramente intentaría ayudarla.
- ¿Qué le pasa? – me preguntó Zayn.
- ¿Está bien? – se preocupó Perrie.
- Niall, ¿tú sabes lo que le pasa? – me preguntó Cris. – No puedo verla así, estoy preocupada.
- Andrea ha desaparecido. – dije sin poder contener las lágrimas.
- ¡¿Qué?!
- Tenemos que hacer algo por ella.
- Sí, no quiero verla más así y encima no puede salir en televisión con esa cara.
- He llamado a Andrea y un chico me ha cogido el móvil.
- ¿Qué te ha dicho? – me preguntaron todos a la vez.
- Que si quiere volver a verla, Carolina tiene que volver a Londres.
- No puede hacer eso.
- Su sitio esta aquí, ella nació para cantar.
- ¿Y si volvemos nosotros a Londres por unos días?
- ¿Y Carolina?
- No le diremos nada, pero tenemos que encontrar a Andrea. Ella se quedará aquí con Harry, él la cuidará.
- ¿Y la gira?
- Volveremos antes de que nos vayamos.

Las chicas subieron a sus habitaciones para hacer la maleta y nosotros nos fuimos a nuestra casa para preparar las cosas para el viaje. Cuando salimos intentamos que Harry y Carolina no nos vieran pero parecía que estaban dormidos en el césped al borde de la piscina. Llegamos en poco tiempo y las maletas estuvieron hechas en menos de diez minutos. Nos encontramos con las chicas en el aeropuerto y compramos los billetes, para nuestra suerte eran para el siguiente vuelo. Llegamos a Londres por la tarde y fuimos a nuestra casa para dejar las maletas, después fuimos a casa de Carolina y le preguntamos a su madre si sabía algo de Andrea. Estuvimos un buen rato hablando con la madre de mi mejor amiga y nos comentó lo que había oído sobre el tema. De repente llamaron al timbre, era Amy. Estuvimos hablando con ella y nos dijo que había ido a hablar con Mike, él estaba preocupado por Andrea. No me lo puedo creer, entonces ¿quién la tenía?

Abrí lentamente los ojos por culpa de la luz y allí lo vi. Al chico de mis sueños. Estábamos en el jardín, junto a la piscina. Harry continuaba dormido pero tenía que despertarle, no quería que me dejara sola. Lo moví suavemente.
- Cinco minutos más, mamá. – dijo aún dormido.
- Harry, por favor, despierta. – lo sacudí más fuerte.
- ¿Qué pasa? – se despertó de golpe y me miró.
- No quería estar sola.
- Tranquila, ¿tienes hambre?
- No mucha.
- De acuerdo, pues vamos a dar un paseo. – se levantó y no me vió demasiado convencida. – Para distraerte, necesitas dejar de pensar en eso.
- Si pudiera, pero es mi mejor amiga.
- Lo sé pero desde aquí no puedes hacer nada.

Me levanté y le cogí de la mano. Fuimos a dar una vuelta por la gran New York, desde que llegué no tuve ninguna oportunidad para hacer un poco de turismo. Harry llevaba más tiempo que yo aquí, así que fue mi guía por esta tarde. Intentaba hacerme reír, distraerme, que olvidara lo ocurrido pero yo no podía pero intentaba que pareciera lo contrario. A lo largo del día me fui calmando bastante gracias a la ayuda de Harry, pero sobre todo a las tonterías que hacía para hacerme reír. Gracias a él intenté olvidarme de todo.

Me desperté y todo era negro, oscuridad absoluta, ¿dónde diablos estaba? Me intenté levantar pero tenía las manos atadas. No podía ver ni oír nada. Parecía que estaba encerrada en una habitación. De repente oí un ruido, parecía una puerta que se abría. Una luz inmensa se adueñó de la habitación y pude ver que solo eran cuatro paredes grises. Había una silla enfrente de mí y un hombre se sentó en ella. Se quedó mirándome un largo rato. Era un hombre alto, robusto y con el pelo corto. Intimidaba bastante.
- ¿Qu… quién es usted? – me atreví a preguntar con las pocas fuerzas que tenía.
- ¿Yo? Soy Andrew, el padre de Carolina.

1 comentario:

  1. con la boca abierta me has dejado, que fuerteee el padre dios mio no me lo creo como puede hacer alguien algo asi, y mas su padre...... ufff enserio me has dejado con toda la intriga que ganas del siguiente capitulo
    que vuelco ha dado la novela de veras estoy trastocada jajajaja solo espero que todo acabe bien eehh^^

    por cierto me encanta el gif de Niall(L) que guapo estas y que mono esperando la decisión es tan asjfnjnajdfañ, ademas esa cara de preocupación pega tanto con el capitulo ^^ lo haces genial :D

    unn beso!

    ResponderEliminar