miércoles, 2 de enero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 45

Llamaba todos los días a casa, trabaja bastante y me lo pasaba genial todos los días. Este es el resumen de mi nueva vida. Intentaba, por encima de todo, tener siempre los pies en la tierra y no dejarme influenciar por nadie, solo por Cris. Mi vida había cambiado mucho y no conseguía acostumbrarme a la fama, los lujos y los fans. Todo esto era nuevo para mí, aunque llevara un par de semanas en este mundo. Más afortunada no podía ser, creo que sí. Tenía a Harry a mi lado. Llevábamos casi dos maravillosos meses juntos, pero no habíamos hecho pública la relación, aunque la prensa se hacía una idea. En los quiscos podía ver alguna foto nuestra en portada preguntándose si somos novios o solo amigos. Cada vez que las veo no puedo evitar reírme. Los chicos me ayudan bastante, las chicas hacen que los días de trabajo sean cada vez menos pesados y Cris es la mejor compañera de casa que puedo pedir. Estos primeros días estaba muy solicitada, entrevistas, sesiones de fotos, pequeños conciertos… pero es lo normal y tengo que aguantarme. Hoy tengo una entrevista en un programa de televisión y me da bastante vergüenza. He salido en algunos programas para cantar mis canciones, pero todas las entrevistas que me han hecho han sido en la radio.
- Carol, arréglate que tenemos que irnos ya. – oí la voz de Cris al otro lado de la puerta.
- Voy!!

Bajé las escaleras y allí me esperaba Cris, guapísima como siempre, para irnos al plató. Subimos al coche y recorrimos parte del camino calladas. Estábamos las dos muy nerviosas, por motivos diferentes. Las chicas iban a acompañarme para darme ánimos menos Eleanor que tenía examen mañana y los chicos estaban en otra entrevista pero vendrían por la mitad del programa.
- ¿Nerviosa, Carol?
- Un poco, ¿tanto se nota?
- Demasiado, relájate. Verás que no es para tanto. – intentó tranquilizarme.
- Lo dices porque no tienes que salir en la televisión y que te miren miles de personas. – dije sarcástica.
- No quiero ponerte más nerviosa de lo que estás, pero son millones. – dijo riendo.
- Cris, mejor que conduzcas y que te calles.

Llegamos al plató y un hombre nos acompañó hasta donde estaba el presentador. Era un hombre de unos 40 años bastante amable. Fui a mi camerino donde estaba mi maquilladora. Cris me hizo compañía junto con Jade, Perrie, Leigh y Jessy mientras me maquillaban. Llamaron a la puerta y me avisaron de que me quedaban cinco minutos. Estaba realmente nerviosa y no dejaba de mirarme al espejo. No estaba nada mal, llevaba una camiseta con la bandera de Londres y con el hombro caído, unos pantalones cortos vaqueros, unas bailarinas negras y un maquillaje natural. Salí del camerino y fui al plató ya que en menos de un minuto iba a empezar el programa. Me senté en un enorme sofá y el presentador comenzó la entrevista. Me preguntaban lo típico, mi antigua vida, mis amigos, mi familia y como me sentía ahora. Me hacía sentir bastante cómoda, no me hacía preguntas muy comprometidas hasta que llegó el tema estrella, el amor.
- Bueno Carolina, ha llegado el momento. Lo que todo el mundo quiere saber. – dijo mirándome con ojos interrogantes para luego reír. – Pero tranquila, tú no te pongas nerviosa.
- Lo intentaré. – dije sonriendo, después miré al lugar donde estaba las chicas y pude ver que ya habían llegado los chicos.
- Antes de nada, queremos saber si antes de esto de la fama tenías a los chicos a tus pies como ahora.
- No, nunca he tenido a ningún chico a mis pies.
- Eso no podemos creérnoslo, si eres adorable. – dijo haciendo que me levantara y diera una vuelta sobre mi misma. - ¿Cómo sería tu chico ideal?
- ¿Mi chico ideal? No sé, tendría que ser cariñoso, atento, romántico. – dije pensando en Harry. – No me gustan los típicos chicos malos.
- Y ahora, háblanos de la persona en la que estabas pensando mientras decías tu prototipo de chico.
- No estaba pensando en nadie. – dije con la sonrisa más inocente que pude poner.
- Tenías la típica cara de chica enamorada. Vamos Carolina, no te cortes o te lo tendré que preguntar yo. – dijo con una voz amenazante y divertida.
- Bueno, estaba pensando en Harry. – dije en voz muy bajita.
- ¿En quién?
- En Harry. – dije mientras miraba a Harry a los ojos.
- ¿Entonces, es cierto? ¿Estáis saliendo juntos?
- Sí.
- Lo siento chicas, al parecer el corazón de Harry Styles está ocupado por esta jovencita.

La entrevista continuó tranquila hasta que por fin pude irme donde me esperaban mis amigos. Cuándo llegué todos me abrazaron y me felicitaron, al menos no había estado tan mal. Decidimos ir a cenar todos juntos para celebrarlo, aunque yo no estaba de muy buen humor no sé porque. Fuimos a un precioso restaurante, aunque yo habría preferido ir a un McDonald’s, y cenamos allí. Intenté pasármelo lo mejor posible para no arruinarles la velada a los demás. Mientras cenábamos, pude ver a Cris y a Niall bastante juntos y se veía que lo estaban pasando bien.
- ¿Nos vamos? – me sorprendió la voz de Harry en mi oído.
- Claro.

Salimos del restaurante, al parecer nadie lo notó, y dimos una vuelta por la ruidosa New York. Íbamos cogidos de la mano y, de repente, apareció un fotógrafo y  nos hizo una foto.
- Espera!! – gritó Harry y el paparazzi se dio la vuelta. – Tengo otra foto para ti.
- ¿E… enserio?
- Si, ¿la quieres?
- Su… supongo.
- Vale, pues prepara la cámara. – le dijo al fotógrafo ante la mirada atónita de mis ojos. Después se dio la vuelta y me cogió de la cintura para acercarme a él y poder darme un beso en los labios.
- ¿Por qué lo has hecho? – dije después de que el fotógrafo se fuera.
- Tenía ganas. – dijo encogiéndose de hombros. – No te irás a enfadar, ¿verdad?
- Puede.
- Princesa, si les das lo que quieren te dejaran en paz.
- ¿Y cómo sabías que eso era lo que quieren?
- No lo sé, pero es lo que quiero yo.
- ¿Qué se enteren todos de lo nuestro?
- No, besarte.
- Espera. – saqué el móvil y él me miró extrañado.
- ¿Qué haces?
- ¿No querías una foto de un beso nuestro? Pues vemos a hacer la foto.
- Claro. – dijo a la vez que se reía. La foto salió genial. – Pásamela.
- Claro. – dije mientras se la pasaba. - ¿Para qué la quieres?
- Para ponérmela de fondo.
- Copión.
- ¿Por?
- Eso lo había hecho yo antes.
- Ahora los dos tenemos la foto de fondo. – dijo antes de besarme de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario