domingo, 20 de enero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 51

Cada minuto que pasaba estaba más preocupado. Teníamos que encontrarla, sino no sabíamos que sería de Carolina. Tuvimos que llamar a Paul para anular lo que teníamos pendiente esa semana para ayudar a Amy. Estaba en mi habitación, tumbado en la cama sin saber que hacer. Carolina era mi mejor amiga y tenía que ayudarla. No reconocía la voz de aquel hombre que me contestó al teléfono, no la había oído en mi vida. Intentaba recordar, ¿algún amigo de las chicas, un novio quizás? Pero nadie me venía a la mente. Estaba ausente y no me di cuenta de que habían llamado a la puerta. No contesté y entró alguien, no supe quien era porque estaba tumbado boca abajo en la cama.
- Niall, ¿estás bien? – me preguntó una voz que conocía con exactitud.
- Claro, Cris.
- Vale, solo era para eso. – desde que llegamos aquí no habíamos hablado mucho y nos estábamos distanciando un poco.
- Cris, ¿puedes quedarte, por favor?
- Claro. – me contestó con una sonrisa, esa sonrisa que adoraba.

Nos quedamos charlando un buen rato, con ella olvidaba todo lo malo. Me sentía relajado a su lado y esa sensación no la cambiaría por nada ni por nadie. Comenzaba a sentir cosas por ella que no había sentido por nadie, bueno sí, por la novia de uno de mis mejores amigos pero eso ya había pasado a la historia. Estaba comenzando a ocurrirme, lo podía negar todas las veces que quisiera, pero Cris lo había conseguido. Ella era la princesa que llevaba tiempo buscando y esperaba ser yo su príncipe. Tenía que jugar bien mis cartas para poder conseguir mi objetivo, enamorarla, pero este no era el momento adecuado para intentar nada.
- Niall!! – me estuvo llamando un rato pero estaba embobado mirándola. – Niall!!
- ¿Qué? – contesté saliendo de aquel trance.
- ¿No vas a coger el móvil? Te están llamando. – dijo riendo.
- Claro. – dije mientras contestaba al teléfono, era un número desconocido. - ¿Hola?
- ¿No te dije que le dijeras a Carolina que vuelva? – me contestó la voz de un hombre.
- ¡¿Dónde esta Andrea?!
- Te lo diré si vuelve mi hija a Londres.
- ¿Su hija?
- Díselo por el bien de su amiga.
- Espera… - pude decir antes de que colgaran.
- ¿Quién era? – me preguntó Cris.
- Creo… creo que era el padre de Carolina.

Bajamos de mi habitación corriendo y fuimos a intentar explicárselo a los demás, no iba a ser fácil ya que ni yo mismo lo entendía. Todos estaban en el sofá del salón callados, sin decir ni una palabra y eso era raro en ellos. Cuando nos vieron aparecer a Cris y a mí se levantaron pensando que les daríamos buenas noticias. No sabía si eran buenas o malas noticias, lo que si sabía era quien la tenía. Iba a hablar pero no me salían las palabras, pensé bien lo que iba a decir pero Cris, como si me leyera la mente, lo dijo por mí.
- Creemos saber quien tiene a Andrea.
- ¡¿Enserio?! – dijeron todos a la vez.
- Si. Tenemos que ir a hablar con la madre de Carolina. – dije cogiendo las llaves del coche.

Salimos de la casa y nos dirigimos a la casa de mi mejor amiga. Niall lo había averiguado, al parecer. Llegamos antes de lo previsto ya que excedimos el límite de velocidad en varias zonas. Louis tocó al timbre como veinte veces en menos de tres segundos, de verdad estaba preocupado.
- ¿Chicos? ¿Qué hacéis aquí? – dijo la madre de Carolina.
- Necesitamos hablar con usted. – se anticipó Niall a todos.
- Pasad, Amy está en el salón.
- ¿Chicos? Hola. – nos saludó Amy.
- Hola.
- Bueno, ¿qué necesitáis? – nos preguntó la madre de Carol.
- Necesitamos que nos hables de su padre. – dijo Cris.
- ¿Su padre? – se sorprendió la mujer y en su cara apareció una mueca de terror.
- Por favor. – le pedimos todos.
- Bueno, es una larga historia. – dijo mientras nos miraba a lo que nosotros asentimos. – Su padre se llamaba Andrew y trabajaba de vendedor de coches en una empresa modesta. Nos conocimos en un crucero y me enamoré perdidamente de él. Salimos unos seis años antes de que me pidiera matrimonio. Después de la boda vivimos unos años en Londres pero cuando tuvimos a Carolina, nos mudamos a un pueblo llamado Holmes Chapel donde vivimos unos cuántos años. Allí conocimos a una familia, eran nuestros vecinos. Tenían una niña y un niño un poco mayor que Carolina, siempre jugaban los dos juntos, eran muy buenos amigos. Todo iba normal hasta que me quedé embarazada de Cindy. Andrew desaparecía todas las noches y volvía al amanecer, dormía unas cuantas horas y más tarde se iba a trabajar. No me quería contar lo que pasaba hasta que llegó una carta diciendo que lo trasladaban a Londres, así que nos mudamos otra vez allí y nos quedamos aquí, en esta casa. Cuando Carolina cumplió los trece años, Andrew estaba irreconocible. Siempre estaba de mal humor y culpaba a Carolina de ello, incluso a veces llegaba a pegarle. Yo me interponía entre ellos y acababa sufriendo yo sus golpes. Hace dos años, descubrí a Andrew yendo a la cocina y cogiendo un cuchillo. No sabía para que era, pero cuando lo vi dirigiéndose a la habitación de mi niña…
- ¡¿Iba a matar a Carolina?! – preguntamos todos incrédulos.
- Sí. – contestó agachando la cabeza. – Pero yo logré evitarlo, de hecho llegó a cortarle un poco en la cadera. Después de eso llamé a la policía y se lo llevaron. Desde que ocurrió eso Carolina nunca se ha puesto bikini ni una camiseta corta. Nunca le gustó Carolina y no sé por qué, siempre la ignoraba o insultaba cuando yo no estaba. La odiaba, no sé como pude aguantarlo tantos años. Supongo que estaba ciega. – dijo secándose una lágrima que caía por su mejilla. - ¿Por qué queríais saberlo?
- Porque sabemos quien ha secuestrado a Andrea. – dije muy convencido, no me lo habían dicho pero después de todo aquello ya lo tenía claro.
- Liam, ¿seguro? – me preguntó Amy.
- Sí, la tiene su padre. – me lo confirmó Niall.

2 comentarios:

  1. Escribeeeeee :) que me estoy muriendo por dentro por saber que pasa ahoraaa
    Pregunta aparte como haces para poner eso que te dice cuantas visitas tiene tu blog??
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja graciaaaaas!!!!!
    PD: pinchas en diseño y despues le das a añadir y lo buscas ;D

    ResponderEliminar