sábado, 5 de enero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 46

31 de Enero. Mañana es el cumpleaños de Harry y tengo un concierto, que mierda. Yo solo quería pasar el día con él, pero creo que no va a poder ser. Podría venir al concierto conmigo pero no sería lo mismo. Ahora mismo estoy con Cris y Eleanor, que me están ayudando a preparar el regalo de Harry. Los chicos no saben nada porque seguramente se les escapará y Harry se acabara enterando y las chicas vuelven está tarde para poder estar mañana en mi concierto y el cumpleaños.
- Creo que ya está. – dijo Cris levantándose de la silla.
- ¿Creéis que le gustará? – pregunté un poco insegura.
- Yo creo que no le gustará, le encantará. – me animó Eleanor.
- Gracias por la ayuda.
- ¿Para qué están las amigas? Vamos a comer algo.

Salimos de mi casa y nos fuimos andando hasta el centro comercial, que no estaba muy lejos, para irnos a comer. El camino fui muy cortó ya que nos pasamos todo el rato riendo, bromeando y haciendo las tontas. Nos habíamos hecho muy amigas y Cris, en estos momentos, era mi mayor apoyo. Ella estaba haciendo grandes progresos con Niall, ella no se daba cuenta pero yo ayudaba al irlandés a intentar acercarse lo máximo posible. Llegamos y nos metimos en un restaurante de comida rápida. Me quedé admirando las suculentas hamburguesas, pero una voz me sobresaltó.
- Sabes que no puedes comer comida basura, tienes que cuidar tu dieta. – me dijo Cris.
- Solo por esta vez. – supliqué.
- No, y date prisa que esto se va a llenar y no vamos a poder salir.
- Esto no se va a llenar, ¿no ves que esta vacío? – dije mirando a mi alrededor.

Después de que pidiéramos, el restaurante se llenó de adolescentes. Parecía que buscaban algo, o mejor dicho a alguien. No sabía lo que les pasaba hasta que una chica me vio y gritó mi nombre, de repente todos vinieron corriendo hacia mí. No entendía lo que decían porque estaban todos gritando y rodeándome. No veía ni a Eleanor ni a Cris y me asusté. Les firmé los autógrafos que me pidieron y me hice las fotos que me suplicaron, pero no me dejaban en paz. La puerta se abrió y pude ver a cinco chicos allí parados. Nadie les prestaba atención, pero yo intenté abrirme paso hasta ellos. Cuando lo conseguí, sin querer los empujé, salí corriendo bajo la mirada de asombro de los cinco chicos y mis dos amigas. No paré de correr hasta que supe que estaba a salvo. Saqué mi móvil y vi las llamadas perdidas de mis amigas, así que decidí llamarlas.
- ¿Carol? ¿Dónde estás?
- No tengo ni idea, pero ahí no vuelvo.
- Pues ya me dirás como te encontramos.
- Voy a volver a casa, podéis iros sin mí.

Salí de donde estaba escondida y puse rumbo a casa, pero no sabía el camino. Me había alejado demasiado del restaurante y no sabía volver. Empecé a caminar intentando recordar por donde había venido pero lo único que conseguí fue perderme aún más. Estaba oscureciendo y seguía perdida, no me atrevía a preguntar a nadie por si me reconocían. Lo único que había hecho en todo el día fue intentar encontrar el camino de regreso y comprarme un gorro para taparme un poco. Me estaba cansando de caminar y, por fin, decidí llamar a alguien por teléfono.
- ¿Hola?
- Harry, necesito tu ayuda.
- ¿Qué pasa? ¿Estas bien? – preguntó muy preocupado.
- Si, pero no se donde estoy.
- ¿No sabes donde estás? ¿Eras tú la chica que salió corriendo de un restaurante de comida rápida esta mañana?
- Si. ¿Por?
- Por nada, voy a buscarte. ¿Qué es lo que ves a tu alrededor?
- Luces.
- No te muevas.
- Pero… - ya había colgado.

Llegamos a un restaurante de comida rápida gracias a Niall, después de un duro día de ensayos lo único que necesitábamos era una rica y grasienta hamburguesa. Que mala suerte, estaba lleno. No había nadie en la cola para pedir, todo el mundo estaba rodeando una mesa. ¿Qué estará pasando? ¿Quién será la persona que está en medio de aquella muchedumbre? Pobre, espero que sepa salir de esta. Íbamos a entrar en el restaurante cuando una chica salió corriendo de en medio de aquel gentío y se dirigió a la puerta. Sin darse cuenta nos empujó y lo único que pudimos hacer los chicos y yo fue apartarnos porque todo el mundo salió detrás de aquella chica.
- Pobre chica, ¿quién creéis que era? – preguntó Louis entre risas.
- No lo sé, ¿tú que piensas Harry?
- Que era preciosa.
- Tío, contrólate.
- Recuerda que tienes novia.
- Si, tenéis razón.

Pedimos la comida y salimos de allí para dirigirnos en nuestra limusina a casa de las chicas. Mientras comíamos, reíamos y charlábamos el móvil de Louis sonó. No quiso poner el altavoz porque le llamaba Eleanor. Estuvimos callados para intentar escuchar la conversación hasta que sonó el móvil de Liam y el de Zayn. Estuvieron hablando con sus respectivas novias todo el viaje y yo lo único que hacía era mirar el móvil.
- ¿Esperas una llamada? – preguntó Niall al ver que miraba tanto el móvil.
- ¿Eh? No, solo… da igual.
- Esperas que Carolina te llame ¿verdad?
- Quería hablar con ella un rato, solo eso.
- Llámala, estará ocupada pero creo estará deseando parar un rato para halar contigo.
- Creo que lo haré, gracias tío. – cogí el móvil y la llamé. Esperé y no me lo cogía, lo volví a intentar y el mismo resultado. – Me parece que no quiere hablar conmigo.
- Ya la verás cuando lleguemos a casa de las chicas. – me dijo Niall antes de que le sonara el móvil, era Cris. Genial, todos hablando con las chicas de sus sueños y la mía ni se dignaba a coger el móvil.

Llegamos a casa de las chicas, estaban tiradas en el sofá viendo la televisión, todas menos a la única que quería ver. Nos preguntaron que tal el día y todo eso, pero yo no tenía ganas de hablar y salí un rato al jardín. Me senté al borde de la piscina, pero sin llegar a tocar el agua, y me quedé allí cabizbajo. No sabía como reaccionar. Todos estos días había estado ayudando a mi novia a convertirse en una gran cantante, cuidando de ella, apoyándola, queriéndola y ahora pasaba de mí. Ella no es así, lo sé, algo tenía que haberle pasado para que no contestara a mis llamadas. Estábamos demasiado bien, no habíamos discutido ni una sola vez y eso era raro porque éramos un poco diferentes.
- ¿Estas bien, Hazza? – oí la voz de Louis a mi lado.
- Si. – dije escondiendo la cabeza entre mis piernas.
- Te conozco demasiado como para que me mientas y te salgas con la tuya. Cuéntame que te ocurre.
- Es por Carolina.
- ¿Tenéis problemas?
- No, estamos genial juntos y estoy locamente enamorado de ella pero…
- No habréis discutido, ¿verdad?
- No, creo que aún no hemos discutido. Es que no me coge el móvil y estoy preocupado.
- Ya verás como está bien. – dijo dándome un abrazo y volviendo a entrar en la casa. De repente, me sobresaltó el tono de mi móvil. Era ella - ¿Hola?
- Harry, necesito tu ayuda. – parecía nerviosa.
- ¿Qué pasa? ¿Estas bien?
- Si, pero no se donde estoy.
- ¿No sabes donde estás? ¿Eras tú la chica que salió corriendo de un restaurante de comida rápida esta mañana? – pregunté recordado la escena de esta mañana.
- Si. ¿Por?
- Por nada, voy a buscarte. ¿Qué es lo que ves a tu alrededor?
- Luces.
- No te muevas. – dije levantándome del suelo y saliendo de la casa corriendo.

Corrí todo lo que pude, sabía donde estaba. No conocía mucho New York pero sabía donde era el sitio donde se encontraba Carolina. No me detuve ni un segundo, seguí corriendo por la calle intentando esquivar a la gente. Algunas fans me reconocieron y me empezaron a perseguir, pero yo no me detuve y se acabaron cansando. Las calles estaban iluminadas, aún no habían quitado los adornos de Navidad. Ya quedaba menos para llegar. Era muy tarde y me daba miedo dejar a Carolina sola demasiado tiempo. Un último esfuerzo y no me equivoqué. Allí estaba, sentada a los pies del enorme árbol de Navidad. Levantó lentamente la cabeza y me vio. Corrí hacia ella y ella hizo lo mismo. Cuando estuvimos a unos metros, nos detuvimos y nos quedamos un rato mirándonos, sin saber que decir. Decidió ella dar el primer paso, acercándose a mí y dándome un abrazo.
- Estaba preocupado por ti. – dije intentando recuperar el aliento, después de la carrera que me había pegado lo necesitaba.
- Gracias por venir a por mí.
- Habría ido hasta el fin del mundo a por ti. – dicho esto la besé.

1 comentario:

  1. Todo es tan askjghggafadghkl , la historia, como escribes, todo es perfectamente perfecto :)
    Pobre Carolina con lo del bar pero el final precioso *-*
    A saber que le regalan a Harry :)
    En la historia se acerca también mi cumple (4 febrero ) por si quieres ponerlo pero me da igual, con q la historia siga tan bien como hasta ahora :)

    ResponderEliminar