domingo, 10 de febrero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 53

La casa parecía vacía y eso nos hacía el trabajo más fácil. Suponíamos que Andrea estaba en este mismo lugar, en una de las habitaciones de está pequeña y antigua casa. Todo estaba en silencio, solo se oían nuestras pisadas. Decidimos que lo mejor era separarnos y rastrear a fondo la casa. Louis fue a la planta de abajo, Liam salió a ver si veía a alguien en el exterior, Zayn fue a mirar al sótano y yo me dirigí a la planta de arriba. Estaba muy nervioso y asustado a la vez, eran sensaciones que solo había experimentado en mi primer concierto y en las audiciones para X Factor, pero no de la misma manera. Cuando llegué al final de las escaleras pude ver el largo pasillo que había y todas las puertas abiertas de par en par menos una. Tuve el presentimiento de que tenía que estar en aquella así que puse rumbo a aquella habitación. Me acerqué silenciosamente y puse la oreja en la puerta para comprobar si tenía vía libre.
- ¿Sabes? Pensé que Carolina vendría a por ti, pero ya veo lo que le importas. – dijo una voz ronca de hombre.
- Carolina vendrá y tú acabarás en la cárcel, como debe ser. – era la voz de Andrea.
- No sabes lo que dices, niña. – continuó hablando aquel hombre. – Conozco a Carolina y es una chica despreciable. Solo le importa ella y su felicidad. ¿Por qué crees que está saliendo con ese chico famoso? Para conseguir la fama que quería en un principio.
- ¡¿Qué clase de padre eres tú?! Odias a tu hija por ser feliz y ahora solo intentas dañarla. Tú si que eres despreciable.
- Cállate!! – gritó el padre de Carolina después de oír un fuerte golpe. No aguanté más y cogí un palo que había por allí y entré al oír los sollozos de Andrea.
- Déjala en paz!!! – grité con todas mis fuerzas y golpeándole en la cabeza con el palo. El hombre cayó al suelo y al instante metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó un revólver.
- No deberías haber hecho eso, chico. – dijo apuntándome con el arma.
- Haré lo que sea con tal de ayudar a Andrea y a Carolina.
- Oh, que conmovedor. ¿Así que tú eres el chico del que se aprovecha mi hija? – rió.
- Niall, vete!! – oí los llantos de Andrea.
- No. – me mantuve firme.
- Bueno, tú lo has querido. – dijo encogiéndose de hombros y lo único que recuerdo de esa espantosa tarde fue un fuerte ruido para luego volverse todo negro.

Estábamos todas en casa de Carolina sin saber que hacer. Hacía tres cuartos de hora que se habían marchado y no teníamos ninguna noticia de ellos. Me estaba empezando a impacientar, no podía estarme quieta ni un segundo más. Todas estábamos igual, nerviosas, asustadas, desesperadas, impotentes. No sabía lo que estaba pasando y quería estar junto a él lo antes posible, saber que está bien. Louis lo era todo para mí y pensar que algo le podía haber pasado no me ayudaba. Me senté por decimosexta vez y justo sonó el móvil de Danielle. Al ver que era Liam quien la llamaba puso el altavoz rápidamente.
- ¿Liam, estáis todos bien? – preguntó bastante preocupada.
- Bueno…
- Liam, contesta por favor. – le ordené nerviosa.
- Casi todos estamos bien pero Niall…
- ¿Qué le ha pasado? – preguntó de repente Cris al borde de las lágrimas.
- Venid al hospital lo antes posible.
- De acuerdo. – dije con un sollozo y me acordé del motivo por el cual habían ido a aquella casa. – Liam ¿Andrea está bien?
- Si, está con nosotros sana y salva, pero ya hablaremos cuando estéis aquí.

Estábamos tirados en el sofá sin saber que hacer después de nuestra pequeña discusión sobre quien era más adorable. No queríamos ver una película ni nada por el estilo, solo disfrutar de una buena conversación. Esa era una de las cosas que me encantaban de ella, que podíamos hablar de cualquier cosa sin problemas. Cada vez que la miraba se me hacía muy difícil controlarme, quería quitarle ese pijama tan sexy que llevaba y hacerla mía en el sofá mismo. Pero tenía que controlarme, tenía dieciséis años y era virgen. Quería que su primera vez fuera especial.
- ¿Sabes que te amo? – le solté así porque sí.
- Pues yo no. – dijo para hacerme rabiar.
- ¿Cómo que no?
- Pues que solo eres un chico más en mi vida. – se fue apartando poco a poco.
- Eso no te lo crees ni tú. – me puse encima de ella.
- Tienes razón. – acercó sus labios a lo míos.
- Lo sabía. – acorté aún más las distancias.
- No lo creo, lo sé.
- Seguro que esto te hace cambiar de opinión. – dije antes de besarla apasionadamente.
- Te amo. – pudo decir antes de volver a besarme.

Seguimos un buen rato igual, besándonos en el sofá como si la vida nos fuera en ello. Era la mejor chica que la que me podía haber enamorado, era perfecta. Mis ex-novias  comparadas con esta chica no eran nada, solo unos polvos y se acabó. Quería de verdad a Carolina y, puede que parezca un poco precipitado pensar en ello ahora pero, quería pasar el resto de mi vida a su lado, que fuera la madre de mis futuros hijos, envejecer junto a ella en una casa en la playa solo para nosotros dos. Puede parecer raro que yo, Harry Styles, esté pensando en el compromiso pero por ella lo haría encantado. Lo mejor es que esté callado con este tema, de momento, si no quiero asustarla porque, al fin y al cabo, solo tiene dieciséis años. Seguíamos en el sofá, ella encima y yo debajo. Carolina me estaba besando en cuello con suavidad mientras yo le acariciaba con ternura la espalda por debajo de esa corta camiseta, bueno no tan corta. De repente, un ruido nos sobresaltó a los dos. Era un móvil. Carolina se levantó para cogerlo y fue hasta la mesa del comedor, donde lo había dejado, con ese andar tan sexy que tenía. Volvió al sofá y puso el altavoz para que pudiera oír la conversación ya que era Louis.
- Hola Lou. – dijimos los dos.
- Tengo una buena y una mala noticia.
- ¿Qué ha pasado? – se alarmó al instante.
- ¿Por cuál empiezo?
- Por la buena. – dije para que le diera una alegría a mi novia.
- Andrea está perfectamente.
- ¿En serio? ¿La habéis encontrado? Si está en Londres como es que… - empezó a hablar muy rápido.
- Estamos en Londres. – la interrumpió Louis.
- ¿Estamos? ¿Quiénes? – pregunté.
- Todos, las chicas y nosotros.
- ¿Y la mala noticia? – se acordó entonces Carolina.
- Es Niall… - hizo una pausa. – Está en el hospital.

3 comentarios:

  1. DIOS MÍO.. ESTOY SIN PALABRAS!! La historia se ha puesto tan interesante... Lo siento mucho de verdad no haberte podido comentar, me ponía que había un error y no lo ponía, lo siento mucho.... Sube cuando puedas porque la historia es perfectamente perfecta :)

    ResponderEliminar
  2. no pasa nada si no puedes comentar y gracias otra vez por leerla jajaja intentare subir lo antes que pueda ;D

    ResponderEliminar
  3. siii por favor continuala ^^ me encanta
    pero pobre Niall, espero q todo vaya bien, es todo un heroe

    ResponderEliminar