viernes, 15 de febrero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 54

La cara de Carolina era todo un cuadro, estaba aterrada. Su preocupación era tan elevada que no parecía ella. Lo único que podía hacer por ella era mantenerme a su lado. Le cogí de la mano y ella se echó a llorar. No sabía como podía seguir llorando después de todas las lágrimas que había derramado a lo largo de la semana. La estuve abrazando hasta que se calmó, la cogí de la mano y fuimos a su habitación. Allí saqué un bolso de viaje mientras ella me miraba. Saqué su ropa del armario y la metí en el bolso, después fui a mi habitación e hice lo mismo. Cogí las dos bolsas y la mano de Carolina y salimos de casa rumbo al aeropuerto. Compramos los billetes y esperamos todas las horas de vuelo hasta que llegamos a Londres. Pedimos un taxi y nos dirigimos al hospital, Carolina no quería pasar por casa a dejar el bolso. El viaje se me hizo eterno, saber que uno de mis hermanos estaba en el hospital me ponía cada minuto peor. Llegamos y Carolina salió corriendo del coche, yo tenía que pagarle aún al taxista. Llegué al lugar donde estaban todos y me destrozó ver a mis amigos así, pero me reconfortó ver a Andrea sana y salva con nosotros.
- ¿Qué tal está Niall? – me atreví a preguntar.
- Fatal, está en coma.
- ¿Cuánto tiempo lleva en ese estado?
- Dos días.
- ¡¿Y no me habéis llamado?! – estallé.
- No queríamos preocuparte. – me intentó tranquilizar Liam.
- ¡¿Preocuparme?! ¡¡¿¿Uno de mis mejores amigos está en coma y ni siquiera os molestáis en llamarme??!! ¡¿Qué clase de amigos sois vosotros?!
- Harry, tranquilízate. -  me suplicaron todos.
- Sois despreciables, os odio!!! – grité antes de largarme de aquel lugar.

No lo aguantaba más, primero Andrea, pero estaba bien, y ahora Niall. Me sentía fatal. Estuve callada durante toda la discusión de Harry con los chicos, al final optó por irse. Me quedé callada mientras los demás se iban a la cafetería a comer, llevaban allí desde muy temprano. Me quedé sola durante unos veinte largos minutos. Estaba sentada en una de las sillas de la sala de espera hasta que salió el doctor. Me levanté de inmediato y el hombre me miró.
- ¿Es usted algún familiar de Niall Horan? – me preguntó mientras ojeaba unas hojas.
- Soy una amiga suya. ¿Por favor, dígame que está bien?
- Hemos conseguido que su vida no peligre pero no está del todo bien.
- ¿Puedo pasar a verle? – supliqué.
- No debería pero haré una excepción con usted. – dijo con un brillo de comprensión en la mirada.
- Gracias. – dije de corazón.

El médico recorrió el largo pasillo de mi izquierda para luego desaparecer y yo así tener vía libre para poder visitar a Niall. Entré en la blanca estancia y me quedé a unos pasos de la cama donde estaba el cuerpo de, hasta el momento, una de las personas que más me ha ayudado en todo lo que ha estado en su mano para que yo estuviese bien. Ahora solo podía ver a un chico con una gran venda blanca sobre el pecho y un montón de cables conectados a su cuerpo y a una enorme máquina. Niall me había ayudado y ahora yo no podía hacer nada por él. Me senté en una silla que había justo al lado de la cama y lo miré con ternura. Niall era un chico guapísimo, dulce, sensible, encantador, sabía tratar a las mujeres. Todo lo que yo anteriormente había buscado en un hombre, entonces ¿por qué me había fijado primero en Harry? ¿Y por qué me estoy haciendo esta pregunta? Yo amo a Harry pero Niall es todo lo que yo quería. Tú misma lo has dicho “querías”. Pero Niall se ve tan tierno inconsciente y a la vez tan vulnerable. Pero que digo, si puede ser el futuro novio de una de mis amigas. Quiero a Niall. Sí, pero solo como amigo. No, yo le quiero. Tú quieres a Harry. Sí, pero Niall… Niall nada, Harry es tu novio y no se merece esto. Basta!!! Ahora no es momento para pensar en eso, estoy aquí para cuidar de un amigo y punto.
- Niall, por favor, despierta. – dije en un susurro antes de ponerme a llorar.

Pasaron los días y Niall seguía igual. Andrea, Amy y yo quedábamos para poder ir juntas al hospital, los chicos y las chicas venían por turnos para no llamar la atención y de Harry ninguno sabía nada. Últimamente me preocupaba más por mi amigo que por mi novio, tenía la intuición de que todo esto nos estaba distanciando. Le preguntaba a Andrea que era lo que le había pasado pero ella cambiaba de tema inmediatamente, como si me fuera a doler más a mí que a ella recordarlo. Nadie quería explicarme lo ocurrido. Quedaban dos días para la gira y Niall estaba en unas penosas condiciones, parecía que no se recuperaba. Hoy era martes y decidí ir sola al hospital, ya que ni Andrea ni Amy podían ir por culpa de las clases. Entré en el deprimente edificio y puse rumbo a la habitación de mi amigo. Estaba entreabierta, lo que significaba que podía ver el interior con total claridad, y divisé a una chica rubia sentada junto a la cama de Niall. Esa chica no podía ser otra que Cris. No quise entrar para no molestarla, pero eso no significa que no pudiera escuchar.
- Niall… - estaba llorando. – todo esto es culpa mía. Yo debí impedirte que fueras, era una locura. Ahora que estás así, inconsciente, me doy cuenta de que te necesito más que a nada en el mundo. Yo solo quiero verte con esa bonita sonrisa y estar mirando como tocas la guitarra a la vez que me cantas esas preciosas canciones de amor. Yo… yo te amo. – no me lo podía creer, bueno sí porque era obvio, pero que se lo dijera ahora que no podía oírla.
- Y… y… yo… a ti. – oí una débil voz, por fin.

Decidí irme de allí y volver en otra ocasión, esto no tenía que escucharlo porque era el momento de ellos dos, solo ellos. Ver esta escena me hizo recordar a la extraña situación que vivíamos Harry y yo ahora. Desde que empezamos a salir no habíamos discutido ni una vez, no estábamos menos de dos horas sin hablarnos y cada vez que nos veíamos intentábamos escaparnos de los demás para estar solos. Ahora hacía días que no le veía, la última vez fue cuando discutieron los chicos en el hospital. Yo tampoco es que hiciera mucho por verle, pero eso era culpa de… sí, de mis sentimientos. Los sentimientos que me están volviendo loca, pero ver a Cris declararse a Niall me abrió los ojos. Yo solo quiero a Niall como amigo y a Harry lo amo más que a mi vida. Todo estaba claro, así que decidí dar el primer paso. Cogí mi móvil y me dispuse a llamarlo.
- ¿Hola? – dijo una femenina voz.
- ¿Harry?
- Está ocupado. ¿Qué quieres?
- Nada, solo dile que ha llamado una persona de la que ya puede ir olvidándose, y si es posible de por vida, mejor.

2 comentarios:

  1. DIOS AMO EL CAPÍTULO !!! Que declaración !! Q Niall mejore y pobre Carolina :( Me encanta la historia :)

    ResponderEliminar
  2. Es perfecto , por fin te centras un poco en Niall y Cris, quiero saber como sigue su historia :) Quien será la chica que está con Harold? No puedo esperar por el siguiente capítulo :)

    ResponderEliminar