sábado, 23 de febrero de 2013

Gotta Be You

Capitulo 55

Se había despertado, llevaba demasiado tiempo esperando a que pasara. Cuando oí su dulce voz y, después, verlo abrir los ojos fue muy reconfortante. Otra vez iba a poder ver esos preciosos ojos azules. Pero, lo mejor de todo es que me había dicho que me amaba. Un hospital no había sido la mejor opción para declararme pero, había valido la pena.
- Por fin. – dije con lágrimas amenazando con caer por mis mejillas.
- Me alegro de despertar y lo primero que he visto hayas sido tú.
- Voy a llamar al médico. – dije poniéndome de pie.
- No, no te vayas.
- Pero…
- Por favor. – no me podía negar a nada si me miraba con esos ojos.
- Vale. – accedí finalmente. – Pero del médico no te libras.
- De acuerdo. – me mostró una pequeña sonrisa. – Cris, sé que este no es el mejor lugar para preguntártelo pero sí que es, o al menos para mí, el mejor momento.
- ¿Qué pasa? – me imaginaba lo que iba a ser.
- Bueno, verás… es que… - bajó la cabeza y luego la volvió a levantar. – Después de todo lo ocurrido, me preguntaba si… podías traerme algo de comer.
- Claro. - ¿algo de comer? ¿Enserio? – Ahora vuelvo.

En serio había dicho eso, tan idiota soy. Tendría que haberle preguntado si quería ser mi novia, pero ¿por qué no lo he hecho? Solamente me había asustado pero no quería echarme para atrás, no con esta chica. Cuando vuelva se lo preguntaré, está decidido. Me puse de pie como pude y esperé a que llegara. La puerta comenzó a abrirse diez minutos después. Ahora o nunca. Entró Cris, pero estaba acompañada del resto de mis amigos. Mierda. Mi plan se había ido a la mierda.
- ¡¿Qué haces de pie?! – me gritó Liam.
- Esto… quería ir al baño. – dije rápidamente.
- Podías haber llamado a alguien, ¿no crees? – rió Louis. – Vamos, te ayudo.
- Gracias.

Dejé el paquete de galletas que me había pedido Niall en la mesita que estaba al lado de la camilla y salí al pasillo. No había nadie, ya que todos estaban dentro con Niall. Me alegraba un montón de que hubiese despertado pero después de haberme declarado pensé que iba a pedirme ser su novia, no un estúpido paquete de galletas. Me había hecho muchísimas ilusiones, por favor Cris en que estabas pensando, es Niall Horan, miembro de One Direction. Piensa, como va a fijarse un chico tan maravilloso, perfecto, tierno y guapo en ti. Tendrá a millones de chicas detrás de él, tiene muchas chicas mejores donde elegir. En cambio, yo que tengo. Nada. Esta charla la tuve con Carol semanas atrás. Ella es más joven que yo pero, respecto al amor, tiene las cosas más claras que yo. Ella tiene a un chico maravilloso por novio. Un momento, Harry se fijo en Carolina cuando ella todavía era una desconocida, entonces… ¿Por qué Niall no iba a fijarse en mí? También soy una desconocida y…
- Cris, Niall quiere verte.
- Gracias, chicos. – dije mientras ellos salían y yo podía entrar en la habitación donde estaba el chico de mis sueños. Estaba de pie, esperándome – Te he dejado las galletas en la mesita.
- Al diablo con las galletas. – dijo acercándose a mí rápidamente y con dificultad para hacer lo que yo siempre había soñado. Fue un beso dulce y con mucho sentimiento. Una vez separados, por fin se atrevió a preguntármelo. – Cris, ¿quieres ser mi novia?
- Siempre he soñado con este momento. – dije antes de acercarme y besarle. – Te quiero, Niall.
- Y yo a ti, Cris. – dijo para más tarde besarme dulcemente en los labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario