lunes, 25 de febrero de 2013

Gotta Be You


Capitulo 57

No habían pasado ni siquiera dos horas desde que dejé el aeropuerto y lo único que había hecho era vaciar mi maleta. La verdad necesitaba despejarme un poco y me alegraba de que me hubiera llamado. En estos momentos lo que más necesitaba era a alguien como él, ya que no tenía a Niall a mi lado, que me apoyara. Por una parte me alegraba que no me conociera, pero por otra sabía que no se iba a acabar de acostumbrar a la continua atención de los paparazzis. Me asustaba que empezaran a acosarnos y me dejara plantada. 
- ¿Hola?
- ¿Carolina?
- ¿Jake? Que alegría que me llames. – y era verdad.
- Espero que no me hayas echado de menos porque tengo una sorpresa para ti.
- Te he echado de menos y mucho. ¿Cuál es la sorpresa? – pregunté poniendo voz de niña pequeña ansiosa por saber cual era la sorpresa.
- Si te lo digo no será una sorpresa. – rió al otro lado del teléfono. - ¿Qué te parece si nos vemos enfrente del Madison Square Garden a las seis?
- Claro.
- Nos vemos y espero que esta vez no te pongas a llorar, aunque sé que soy feo pero no es para tanto.
- Cállate, tonto. Si eres guapísimo, no como yo.
- Si, claro. Y Angelina Jolie es pariente de los orcos. Carolina, eres la cosa más preciosa que he visto en toda mi vida y como digas lo contrario te enteras, ¿lo has entendido, famosilla?
- Supongo que sí, desconocido.

Colgué el teléfono y me fui a duchar, necesitaba una relajante ducha. Salí pasados unos cuarenta minutos muy relajada y miré que ponerme. Estaba frente al armario indecisa. ¿Qué debía ponerme? No sabía que ropa elegir para la ocasión. ¿Era una cita? No, no lo era, sino me lo habría dicho. Era una salida de amigos. ¿Cómo se sentirá Harry ahora? ¿Se sentirá culpable? Deja de pensar en ese idiota que jugó contigo como con sus antiguas novias. Ya lo tenía decidido, ya sabía que ropa ponerme. Una camiseta básica con una chaqueta negra encima y unos pantalones blancos vaqueros con unas converse del mismo color que la chaqueta. Salí de casa para poner rumbo al lugar de encuentro. Cogí un taxi y en unos veinte minutos llegué. Allí estaba él, más guapo que en el avión.
Iba a cruzar la calle para ir con Jake cuando, sin querer, me choqué con alguien. Siempre igual.
- Lo siento. – dije ayudando a levantar a la persona con la que había tenido el accidente.
- No pasa nada. – dijo levantándose. - ¿Carol?
- ¿Harry? ¿Qué haces aquí? – intenté aparentar que nada pasaba pero mi voz parecía demasiado dura.
- Recuperarte. – dijo mirando al suelo, estaba realmente arrepentido.
- ¿Y crees que yo quiero que me recuperes? Sabes, no soy el segundo plato de nadie y menos de alguien como tú. – dije con desprecio, en estos momentos lo que menos quería era hablar con él porque sabía que un minuto más y me pondría a llorar.
- Carol, he sido un idiota por ignorarte estos días pero, por favor, quiero que volvamos a estar como antes.
- Lo siento, tengo que irme. – dije mirando el reloj, llegaba tarde.
- Esto es importante. – se empezó a enfadar.
- Harry, tengo que irme. Si quieres, y si no estas con la guarra esa, hablamos. Adiós. – dije mientras me daba la vuelta y lo dejaba allí plantado.

La vi cruzar la calle y dirigirse al mismo lugar donde había un chico. Se detuvo y comenzó a hablar con aquel tipo. ¿Quién era ese? ¿Ya se había olvidado de mí? Al parecer, las apariencias engañan. Yo pensaba que no era ese tipo de chicas, se había estado aprovechando de mí. Me sentía insultado y humillado. Carolina era como todas. ¿Por qué me tenía que salir todo mal con respecto al amor? Que mierda de vida. Pero que digo!! Carolina es perfecta y la quiero a mi lado. Lucharé por ella y me llevaré por delante a todo hombre, animal o cosa que se me ponga por delante. Carolina, volverás a estar en mis brazos y esta vez para siempre.

Después de mi pequeña discusión con Harry, por fin, pude cruzar la calle y encontrarme con Jake. Estaba guapísimo. Llevaba una camiseta blanca con el cuello de pico y unos vaqueros, encima tenía una chaqueta como las que le encantan a Harry. ¿Otra vez pensando en él? Ahora estas con Jake, disfruta de la sorpresa que te tiene preparada.
- Si que eres lenta. – me recibió con una enorme sonrisa.
- Lo siento, he tenido un problemilla. – dije intentando aparentar normalidad, el encuentro con Harry me estaba afectando y no quería que lo notara. - ¿No tenías una sorpresa para mí?
- Claro, ven. – me arrastró hacia dentro del enorme estadio. - ¿Te gusta el baloncesto?
- Sí, me encanta el baloncesto y todos los deportes. – dije emocionada. – Espera, hoy juegan los New York Knicks contra Oklahoma City Thunder. ¿Tienes entradas?
- Claro, entradas a pie de pista. – sacó las entradas del bolsillo de su chaqueta.
- Te habrán costado una fortuna. – en ese mismo momento me sentía fatal, ni siquiera nos conocíamos, solo desde esta mañana.
- Que va, si me las ha regalado mi tío. Carol, disfruta del partido. – dijo mientras entrábamos en el estadio y me pasaba su brazo por mis hombros.


Hoy me siento generosa y voy a hacer un maratón de dos capítulos (es que no he podido escribir más ya que estoy de exámenes, sorry :( ) por ser mi cumpleaños. :3
                                                               Carol

2 comentarios:

  1. hoooooooolaa!! iiiiiss qe bien q Niall se recupero y este con Cris, tienes que escribir algo mas de ellos jajaja

    Y ufff pobre Harry, no tiene culpa de nada, pero claro que Carol no lo sabe, la verda que se pone interesante ahora ese triangulo amoroso con Jake ajaja espero leer pronto :D

    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahh feeliizz cumpleaños jajaja :D

    ResponderEliminar
  2. jajaja gracias :3 la verdad es q no tenia mucha inspiracion y bueno... salio lo q salio. Me alegro de q te guste y gracias otra vez jajaja

    ResponderEliminar