domingo, 23 de junio de 2013

Capitulo 6 – En la guerra y en el amor todo vale.

 ¿Quién puede hacer tanto ruido a esta hora de la mañana? Por favor, es demasiado temprano. Solo son las… 12:30. Bueno, no es muy temprano que digamos pero, hay gente que quiere dormir. Abrí los ojos y me incorporé rápidamente. ¿Dónde estaba Louis? Claro, todo había sido un sueño y ahora iba a despertar para aparecer en mi casa con mis encantadores padres, por favor notad mi ironía. Miré a ambos lados y no estaba en mi habitación. Esas fotos, esos pósters, no eran míos. No era un sueño. Me levanté y bajé las escaleras corriendo con el pijama aún puesto. Llegué como una bala al comedor donde estaban todos preparándose para el desayuno.
- Mirad quien ha llegado. – dijo Zayn mirando a los demás.
- Bella durmiente, por fin decide usted aparecer. – continuó la broma Niall.
- Gracias por despertarme. – me crucé de brazos y fingí enfadarme.
- Es que estabas tan mona durmiendo que no quise despertarte. – me dijo Louis antes de darme un tierno beso de buenos días.
- Solo por el beso estás perdonado. – sonreí ampliamente.
- Bonito pijama. – dijo Harry entrando al comedor con un plato de comida que me puso delante.
- Cierra el pico, Styles. – le fulminé con la mirada.
- ¿Qué hacemos hoy? – preguntó Jade, que hasta ahora lo único que había hecho fue reírse de mí.
- Dar una vuelta y después hacer las maletas. – dijo Harry como si nada. Todos le miraron enfadados. – He fastidiado la sorpresa ¿verdad?
- A veces pienso que de verdad eres tonto. – dijo Liam mirándole fijamente.
- ¿Qué maletas? – preguntamos Jade y yo a la vez.
- Nos vamos de viaje. – dijo Niall emocionado.
- Bueno, dentro de poco empezamos nuestra gira por Europa y América y pensamos que os gustaría venir con nosotros. – explicó Zayn.
- Es que pensamos… - empezó a decir Harry pero lo interrumpí.
- Ah, ¿es que tú piensas? – eso provocó las carcajadas de los demás y una mirada asesina por parte de Harry.
- Para tu información, sí. Y si me dejas acabar, iba a decir que como sois la mejor amiga y novia de Louis pensamos en que podíais venir con nosotros.
- Yo no lo sé, tendré que preguntárselo a mi madre. – dijo Jade.
- Yo voy. – dije sonriente.
- ¿No vas a preguntárselo a tus padres? – preguntó Zayn curioso.
- Les dará lo mismo. – me encogí de hombros, no estaba preparada para decirles que mis padres estaban a punto de divorciarse.

Acabamos de desayunar y, después de recogerlo todo, fuimos a dar una vuelta como habíamos acordado antes. La gira empezaba en una semana pero los chicos iban a viajar a Irlanda, lugar elegido por Niall para el primer concierto, mañana. Íbamos, me incluyo porque si es necesario me fugo de casa, a estar ocho meses con ellos dando vueltas por el mundo. Iba a estar ocho meses con mi novio, mis nuevos amigos, tal vez mi mejor amiga y el pesado de Harry. ¿Qué he hecho para merecer esto? Soy demasiado buena como para aguantar a un chico tan irritante como él. Si dijera esto en voz alta seguramente millones de chicas me cortarían la cabeza mientras Harry disfruta del espectáculo. Millones de chicas estúpidas que sueñan cosas imposibles como conocer a sus ídolos. ¿Por qué estoy pensando esto en vez de disfrutar de mi último día en Doncaster? También, en el fondo esas chicas no me han hecho nada y es normal que deseen conocerlos. Estábamos paseando hasta que a mí me entró hambre y entramos en un restaurante normalito, por ese día nada de lujos por parte de los chicos. Nos mimaban demasiado y no me gustaba, recordad que odio estar en deuda con la gente. Comimos entre risas que es de la única forma que sabíamos hacerlo. Cada uno hablaba sobre chorradas con el de al lado o el de enfrente. Me disculpé y fui al baño. Me metí en un aseo y cuando salí me lavé las manos. Levanté la vista para mirarme al espejo y vi algo que no tenía que estar allí.
- ¿No piensas dejarme en paz? – dije irritada.
- No. – me contestó sonriente.
- Si entra alguien no me hago responsable de lo que pase, es más, me dará lo mismo. – me dispuse a irme pero me cogió del brazo.
- Tranquila, no va a entrar nadie porque está cerrado con llave. – sacó unas llaves del bolsillo.
- ¿Cómo las ha…?
- Digamos que ser famoso tiene sus ventajas.
- Lo que tú digas, abre la puerta. – le ordené
- No.
- ¡¿Qué?!
- Que no. – dijo aún con su perfecta sonrisa en la cara.
- ¿Qué tengo que hacer para que me dejes ir? – pregunté desesperada.
- Una cosa muy sencilla. – se acercó a mí y me acorraló contra la pared.
- ¿El qué? – dije con la respiración agitada. Sabía lo que iba a decir y no me gustaba, amaba a Louis, pero Harry tenía algo que me atraía y me repelía a la vez.
- Bésame. – me susurró a unos milímetros de los labios.
- No pienso hacerlo. – intenté escapar, cosa que fue inútil.
- Vamos, no es tan difícil. Solo un beso y eres libre.
- ¿Y que pasa con Louis?
- No se va a enterar.
- No pienso besarte. – me senté en el suelo con los brazos cruzados.
- Pues no te vas de aquí. – se sentó a mi lado.
- Los chicos se preocuparán por mí y vendrán a rescatarme.
- No lo creo, les he dicho que te encontrabas mal y que no se preocuparan si tardabas porque me quedaba yo contigo.
- Pero no se irán sin nosotros. – dije convencida.
- Yo creo que sí, Niall y Liam querían ir al cine y les he dicho que se vayan. – volteó la cabeza para mirarme. – Y creo que se han ido.
- ¿Y Louis? – era mi última esperanza.
- Se ha ido con ellos. ¿Sabes? Me ha costado convencerle pero lo conseguí. Tu novio puede ser muy testarudo algunas veces. – sonrió triunfante.
- Mierda.
- Esa boca, señorita.
- Perdón.

Llevábamos cuarenta eternos minutos en el baño encerrados, bueno yo era la que estaba encerrada. Me había negado a besarle y nada iba a hacerme cambiar de opinión. Tenía una forma de escapar en mente pero Harry siempre estaba un paso por delante. Había pensado en encerrarme en uno de los baños y enviarle un mensaje a alguien para que viniera a salvarme pero me había quitado el móvil. Ahora si que estaba a su merced. No hablábamos, por más que él lo intentara. No quería besarle pero a la vez sí quería. Tenía mucha curiosidad por saber como besaba Harry pero algo me decía que no, mi vocecita interna me mostraba la imagen de mi adorado novio. No pensaba engañarle con su mejor amigo, si Harry quería que lo besara ya podía estar ahí sentado esperando porque no lo iba a hacer. De vez en cuando se acercaba a mi oído para susurrarme cosas que me encendían poco a poco. ¿Hacía tanto calor ahí dentro o era yo? Me levanté y me lavé la cara, necesitaba refrescarme, pero era imposible quitarme ese calor.
- Carol, llevamos una hora aquí dentro. Hazlo para que podamos salir. – dijo Harry apartando un mechón de pelo, que se me había mojado, de la cara.
- ¿Tan importante soy para ti que ni siquiera piensas en tu mejor amigo?
- Carol…
- ¿Tan importante es para ti una chica que ni siquiera conoces que té da igual tu amistad con Louis?
- No e…
- ¿Por qué haces esto? – le pregunté, necesitaba saberlo.
- ¡¿Quieres saber por qué?! ¡Por que me gustas! ¡Por que aunque no te conozca sé que no te puedo quitar de mi mente! ¡Por que todas las noches sueño contigo! – gritó Harry después de mi pregunta.
- Se supone que las novias de tus amigos son intocables. – dije en un susurro que no sé como consiguió oír.
- Lo sé, pero una vez me enseñaron que… - hizo una pausa para mirarme a los ojos. – En la guerra y en el amor todo vale.
- ¿Sabes? El amor no es para siempre, en cambio, una amistad sí. – me di la vuelta para volverme a sentar en el suelo.
- Carol, ¿por qué me odias? – me sorprendió que volviera a hablarme.
- No te odio, solo odio a las personas que son como tú.
- Eso viene a ser lo mismo.
- Pues no lo es.
- Gracias a ti he aprendido lo que es ser rechazado por una chica. Nunca me había pasado antes.
- Siempre hay una primera vez para todo.

Estuvimos mucho tiempo allí sentados hablando para que la espera se nos hiciera más corta. Harry no parecía enfadado por mi oposición a besarle, es más, parecía divertirle estar encerrado en un baño de chicas de un restaurante conmigo. Nadie había intentado entrar, lo que se me hizo muy raro en las dos horas que llevábamos allí, pero Harry me dijo que había un cartel que ponía que lo estaban reparando. Este chico es muy listo. Tampoco había recibido ninguna llamada ni mensaje de los chicos ni de Jade y Harry tampoco. Allí estábamos, sentados en el suelo de un baño, hablando para conocernos mejor. Él me contaba su vida y yo igual, sin omitir ningún detalle. Era a la primera persona, quitando a Jade, a la que le contaba mis problemas familiares. No se los contaba a Louis porque no quería preocuparle, era muy protector conmigo y eso me encantaba. Empecé a llorar sin darme cuenta, y eso que yo me consideraba una chica fuerte, y Harry pasó su brazo por mi hombro para darme ánimos. No le aparté, ni le insulté, ni le pegué por haberlo hecho, es más, me gustaba estar así. Levanté la vista del suelo y le miré a la cara, él con la mano que tenía libre me limpió las lágrimas. Levanté mi mano y la coloqué suavemente sobre la mejilla de Harry, acariciándola. Lentamente me acerqué a él y pude comprobar que este hizo lo mismo. Ambos cerramos los ojos y quedamos a pocos milímetros de distancia. ¡¡Pero que es lo que voy a hacer!! ¡¡Carolina, detente!! ¡¡No puedes hacerlo, tienes a Louis!! ¿Por qué no puedo detenerme? Un poco más y ya estaba, sería libre pero ¿de verdad quería besar a Harry para poder irme? No me puedo creer lo que voy a hacer. Nuestros labios se rozaron y, como por arte de magia, desperté de mi trance.
- No puedo hacerlo. – dije apartándome de él.
- No importa. – dijo bajando la cabeza. - ¿Puedo hacerte una pregunta?
- Supongo que sí.
- ¿Ibas a besarme para poder salir o porque de verdad querías? – me preguntó mirándome a los ojos.
- Yo… - esa pregunta no me las esperaba. ¿Qué le contestaba? Ni siquiera yo misma sabía la respuesta. – Quiero irme de aquí, por favor.
- De acuerdo, yo también estoy cansado de estar aquí. – accedió ante mi sorpresa. – Pero que sepas que me debes un beso.
- Ni lo sueñes, Styles.

Salimos del baño y del restaurante en silencio. Ya era de noche y no había nadie por las calles de Doncaster. Miré mi pequeño reloj de plata que me habían regalado Jade y Louis hace tiempo y marcaba las 23:30. A esa hora ya debería estar en mi casa, ahora tendré que aguantar el discursito de mis padres. Harry me acompañó todo el recorrido en silencio y cuando vio que estaba temblando por culpa del dichoso viento, me puso su chaqueta, sin ni siquiera dejarme protestar. Llegamos a mi casa y llegó un momento muy incómodo, o al menos para mí.
- Bueno, ya puedes irte. – dije dándome la vuelta para abrir la puerta.
- Creo que me debes algo. – puso sus manos en mi cintura.
- Yo creo que no. – le quité las manos de mi cintura.
- Al menos, por pura cortesía de tu parte, podrías invitarme a pasar. – insistió.
- ¿Que pensarán mis padres si llego a las…? - miré mi reloj. – ¿…doce de la noche con un chico?
- Tienes razón, pero aún tienes que hacer la maleta para mañana. Si quieres te puedo ayudar.
- ¿Acaso tengo otra alternativa? – dije encogiéndome de hombros.
- No.



2 comentarios:

  1. ¡Me encanta tu novela! ¡Soy tu nueva y fiel lectora/seguidora! En serio, nunca pares de escribir. Me encantó el capítulo y la novela. Me he fijado en que tienes poco seguidores. Pero por favor, si algún día piensas en no sé, que a la gente no le guste y por eso no te sigue, en que debes en cancelarla o en lo que sea. Escúchame por favor, porque puede que hoy no pienses lo mismo, pero a mí me pasó una vez. Y es nada más que por el simple echo de que no conocen tu novela... porque te puedo asegurar de que si la conociera más gente, tendrías millones de seguidores enganchados desde el minuto 0. Como a mí. Espero que la puedas seguir prontito, porque la espera se me está haciendo horrenda. ¡Me encanta! ¡Sigue así! ( ¿Qué pasará entre Carol y Louis? ·.· ) xx

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!!!
    La verdad es que muchas veces he pensado en dejar de escribir porque pensaba que a nadie le gustaba como lo hacia pero pensaba que a lo mejor a alguien (quizas) leyese lo que hago y le gustase. Gracias por darme animos, de verdad.
    Entre Louis y Carol... bueno que tendras que esperar un poquito pero la buena noticia es que no va a ser mucho tiempo jajajja
    Un beso <3

    ResponderEliminar