martes, 25 de junio de 2013

Capitulo 7 – ¿De verdad no significó nada para ti?

Entramos en mi casa, yo rezando por que mis padres estén durmiendo o directamente que no estén y Harry contento por estar a solas conmigo en mi casa. Estaba todo a oscuras y no se oía nada. Entré un momento en la cocina dejando a Harry en el salón esperando y vi una nota pegada en la nevera. “Carol, tu padre está en una cena de trabajo y yo he tenido que acompañarle para que no empiecen a decir cosas en la oficina. Tienes la comida en la nevera. Volveremos tarde. Te queremos.” Después de leer la nota me puse a chillar y a saltar de la alegría. De repente me sorprendió ver a Harry de pie en la puerta riendo. Subí corriendo a mi habitación, seguida muy de cerca por él, y saqué la maleta de debajo de la cama. Harry la abrió mientras yo sacaba la ropa del armario. Yo iba metiendo la ropa doblada en la maleta y cuando me daba la vuelta, Harry la quitaba y se reía.
- ¿Así ayudas tú? – dije doblando la misma camiseta otra vez.
- ¿Nadie te ha dicho que estás muy sexy cuando te enfadas? – se acercó peligrosamente, seguramente con intenciones que no podía ni imaginarme.
- No, pero tengo que hacer la maleta y prefiero no escuchar tus estupideces.
- ¿Dónde está la Carolina dulce y sensible que conocí en el baño?
- Se quedó encerrada.
- Carol, sé que podemos llevarnos bien. – dijo mientras se sentaba en mi cama.
- Yo creo que no, pero podría intentarlo. – acabé accediendo.
- Gracias. – dijo sonriendo.
- No lo hago por ti.
- ¿Entonces por quién?
- Por Louis, porque le gustaría que me llevara bien con todos sus amigos y eso te incluye a ti.
- Lo suponía. – vi que bajo la cabeza arrepentido.
- Puedes ayudarme sacando la ropa de esos cajones, si quieres. – dije hablando con el tono dulce con el que le había hablado en el baño del restaurante.
- Claro, para eso he venido. – me mostró una sonrisa, probablemente falsa.

Continué sacando ropa del armario y metiéndola delicadamente en la maleta mientras Harry sacaba unas camisetas que tenía en los cajones que estaban al lado de mi armario. Empezó a sonar una emisora de radio y me di la vuelta para ver a Harry que había encendido mi equipo de música, iba a poner el CD que estaba al lado del aparato. No vi el nombre pero ya sabía cual era y no quería que lo escuchara. Salté sobre él y evité que le diera tiempo a ponerlo y así empezó una pequeña lucha entre nosotros por el CD. Estábamos los dos tirados en el suelo peleando. Conseguí colocarme sobre él y coger el dichoso disco. Sonreí triunfante alzando el CD para que no pudiera alcanzarlo. No sé como, una milésima de segundo después estaba sobre Harry. Tenía puestas sus manos sobre mi cintura y las mías estaban sobre su pecho, había perdido el CD y esta vez lo tenía él otra vez en su poder.
- ¿Por qué no quieres que lo escuche? – susurró sobre mis labios.
- Porque son mis canciones y no quiero que las oigas. – me perdí en sus ojos.
- ¿Tan malas son?
- No lo sé.
- Carol, te he oído cantar y lo haces genial. No entiendo por qué no quieres ser cantante.
- No me gusta, solo es eso.
- Lo harías genial. – se acercó poco a poco a mí.
- No tanto como tú. – se me escapó en un susurró. Cerré los ojos y recé para que no lo hubiera oído.
- Serías mejor que yo. – no podía resistirme por más tiempo si seguía tratándome de esa manera. – Hagas lo que hagas lo vas a hacer genial, créeme. – Vale, no aguantaba más. Acorté la poca distancia que había entre nosotros y le besé. No eran como los besos de Louis pero sí que eran dulces. Cuando nos separamos por la falta de aire me miró a los ojos mientras me acariciaba la mejilla. – Pensé que nunca lo harías.
- Yo también lo pensé. – noté que me había sonrojado por la sonrisa de Harry. Me levanté y cerré la maleta, que ya estaba terminada. – Bueno, ya está lista la maleta y puedes irte, eres libre. Gracias por la ayuda.
- ¿Por qué no podemos intentarlo?
- ¡¿Qué?!
- Tú y yo, juntos, en una relación.
- Creo que el beso se te ha subido a la cabeza. – dije mientras le acompañaba hasta la puerta.
- ¿Por qué no? Yo te amo, tú me amas. Intentémoslo. – se giró para mirarme.
- Hay un pequeño problema. Yo no te amo.
- ¿A no? ¿Entonces, por qué me has besado?
- No lo sé, pero yo estoy enamorada de Louis. – le dije mirando sus preciosos ojos verdes. – Y yo no puedo enamorarme de alguien como tú.
- ¿Cómo yo? – se sorprendió al oír mi respuesta.
- Alguien tan mujeriego, egocéntrico, que no es capaz de decir lo que siente y solo piensa en jugar con los sentimientos de las mujeres.
- ¿Sabes? – dijo dándose la vuelta, dándome la espalda, y comenzando a caminar hacia la casa de al lado. – No soy como tú piensas.

Después de decir eso, pude ver como se alejaba con las manos en los bolsillos y cabizbajo. No me podía creer que de verdad le había dicho todo eso, después de que él se me declarara. Acabo de llegar a una conclusión, soy un monstruo. Entré en mi casa y me fui directamente a la cama, no quería pensar en nada ni en nadie. Al cabo de cinco minutos, abrí los ojos por los gritos que oía. Mis padres no habían llegado aún, entonces ¿quién podía ser? Me levante lentamente intentando averiguar de donde procedían los gritos y descubrí que venían de la ventana de enfrente. Había una luz encendida y pude ver dos sombras moverse por la habitación de Louis. No entendía lo que decían pero me lo podía imaginar. Seguramente Harry le habrá dicho que nos besamos y ahora no querrá vernos ni a él ni a mí. Me lo había ganado por caer en las redes del increíble Harry Styles. Me volví a sentar en mi cama a llorar, que últimamente era lo único que sabía hacer. Esto no podía estar pasando, solo era una pesadilla. Me tumbé en la cama y acabé durmiéndome aún con lágrimas en los ojos.
- Cariño, despierta. – oí una voz a mi lado.
- ¿Qué pasa? – pregunté medio dormida.
- Han venido tus amigos a recogerte. Vuestro avión sale en una hora.
- Vale. – me levanté corriendo y me empecé a vestir. – Mamá, un momento.
- ¿Qué pasa? – se dio la vuelta antes de salir de mi habitación.
- ¿No estás enfadada porque no te lo había dicho? – pregunté con cierto temor a que me castigara de por vida por no decírselo.
- No, Louis me lo ha explicado todo. Hacía mucho que no lo veía, está más guapo. – me sonrió.
- ¡Mamá! - dije avergonzada después de tirarle un cojín para que saliera.

Louis estaba aquí, había venido a recogerme. Eso solo significaba una cosa: no lo sabía aún. Entonces, ¿todos los gritos de ayer que fueron? No le di mucha importancia, estaba a salvo. Bajé las escaleras corriendo y, por culpa del último escalón, tropecé cayendo sobre algo o mejor dicho alguien. Abrí los ojos, los había cerrado al caer, y vi el perfecto rostro de mi novio sonriéndome. Me dio un beso y me ayudó a levantar. Cogidos de la mano, salimos de mi casa para encontrarnos a todos nuestros amigos metidos en una gran limusina negra. Me despedí otra vez de mis padres, en el fondo los iba a echar de menos, y Louis hizo lo mismo. Cuando iba a coger mis maletas para meterlas en el maletero, unas manos fueron más rápidas que yo y me las arrebataron. Louis cargó con mi equipaje mientras yo lo miraba. Al levantarlas se le marcaban bien sus tonificados músculos. ¿Había estado yendo al gimnasio? Para mí no lo necesitaba pero no iba a negar que no le hubiera sentado de lujo. Me abrió la puerta y me senté en uno de los huecos libre, que para mi desgracia, era al lado de Harry. Nada más verme apartó su mirada y yo hice lo mismo. Louis se sentó a mi lado y pasó su brazo por mis hombros.
- Un momento, ¿y Jade? – pregunté después de buscarla sin ningún resultado.
- No ha podido venir, su madre no la ha dejado. – dijo Niall.
- ¿Por qué?
- Por lo que me ha contado, su abuela está enferma y tiene que cuidar de ella mientras su madre trabaja. – explicó Liam, al parecer era con el que más había conectado, a parte de Louis
- ¿O sea, que voy a pasar ocho meses sola con cinco chicos? – esto no podía ir mejor. Por más que fueran mis amigos, me intimidaba un poco.
- Tranquila, no te haremos nada. – rió Zayn.
- Más os vale. – les miré con cara amenazante para luego reír yo también.

El trayecto en limusina se me hizo eterno. Aunque íbamos hablando y riendo, no estaba muy cómoda por culpa de cierta persona. No había apartado la mirada de la ventanilla y no había hablado con nadie. Era por mi culpa, eso lo tenía muy claro. Tendré que ingeniármelas para poder aclararlo todo a solas. No me hacía mucha gracia pero no tenía otro remedio. Tenía que volver a encontrarme con Harry a solas. Llegamos al aeropuerto y cada uno cogió sus respectivas maletas. Era la que menos maletas llevaba, y eso que era una chica. Recordaba que me habían dicho que a lo mejor iban a tener un avión privado para la gira pero yo eso lo veía imposible. Caminaba al lado de los chicos para no perderme y, después de andar unos minutos, llegamos ante un enorme avión de color blanco.
- ¿Esto es enserio? – dije asombrada y con una sonrisa en los labios.
- ¿Qué esperabas? – me abrazó Niall por detrás mientras reía.
- Tengo la sensación de que va a ser la mejor gira de todas. – dijo Liam también con una sonrisa.
- ¿A qué esperamos? El avión es nuestro. – entró Zayn corriendo al avión, seguido de Liam, Niall y Louis.
- ¿Podemos hablar? – dijimos los dos a la vez.
- Claro, tú primero. – dije.
- Mejor que empieces tú.
- Vale. – levanté la cabeza para mirarle a la cara. – Mira Harry, esto no puede seguir así. No somos muy amigos pero te dije que podíamos intentarlo y no lo vamos a estropear por un estúpido beso que no significó nada.
- Claro, no significó nada. Todo arreglado. – me mostró una pequeña pero falsa sonrisa.

Entramos los dos al avión en silencio y nos sentamos en nuestros respectivos asientos. El vuelo no era muy largo pero yo estaba muy cansada ya que no había dormido la noche anterior. Me apoyé en el hombro de la persona que tenía a mi lado, que no sabía quien era porque no me había fijado, y me dormí. “¿Dónde estoy? Esto parece un camino que se bifurcaba en otros dos. ¿Qué era todo esto? Estaba claro que estaba soñando, pero ¿con qué? Miré cada camino intentando averiguar lo que había al final para saber cuál coger. Un momento, ¿ese de ahí no es Louis? Sí, era Louis. Empecé a correr cuando vi en el otro camino a ¿Harry? Me detuve de golpe y miré ambos caminos. ‘Tienes que elegir’ oí una voz a mis espaldas. Era Jade la que me hablaba.” Desperté de golpe y no vi a nadie pero yo seguía apoyada en un hombro. Levanté la cabeza y vi la cabeza de Harry que me miraba.
- ¿Dónde están los demás? – pregunté apartándome de él.
- Hay un pequeño bar en esa habitación de atrás. Están comiendo. – no apartó su mirada de mí ni un instante.
- ¿Falta mucho para llegar?
- Una hora solo. – se hizo un silencio bastante incómodo entre nosotros. Los dos mirábamos al lado opuesto del que miraba el otro, pensando que de esa forma se resolverían nuestros problemas. Al final, optó él por romper el silencio. - ¿De verdad no significó nada para ti ese beso?
- Harry, no empieces otra vez. Eso no tendría que haber pasado, fue un error. – intenté aclarar la situación.
- Necesito saberlo.
- No, ese beso no significó nada para mí. – dije bajando la cabeza para evitar mirarle.
- Dilo otra vez, pero ahora dilo mirándome a los ojos. – dijo mientras levantaba mi cara con una de sus manos.
- El be… beso no sig… – no podía decirlo. ¿Por qué no? No era tan complicado. Vamos Carol, tú puedes. Solo es una patética frase, dila y podrás vivir tranquila junto a Louis. – El beso no significó nada para mí.
- ¿De verdad no significó nada para ti? – negué con la cabeza. – Pues para mí lo fue todo.


3 comentarios:

  1. me enamorado de tu novela
    es perfecto todo me encanta te lo digo de verdad y de corazon
    me dejas con ganas de mas aahh!¬¬ jajaja
    aiis Harry^^ me encanta todo jajaja
    siguela pliss espero ansiosa nuevo capitulo :D

    gracias por escribirla y escribirla tan bien :D

    ResponderEliminar
  2. Awww, ¡Dios! Me encantó el capítulo. Sinceramente, me gusta la pareja que hacen Louis y Carol, me encanta. Pero... me da pena Harry, porque, no sé... pienso que de verdad está sintiendo cosas fuertes por ella ¿no?. No sé, es lo que pienso jaja. Me encanta tu novela en serio, me encanta como escribes. Enamoras a todo el personal xx

    ResponderEliminar