sábado, 17 de agosto de 2013

Capitulo 15 – Secretos y mentiras.

Maybe it’s the way she walked. Straight into my heart and stole it. Through the doors and past the guards. Just like she already own it. Canciones, estrofas, versos o palabras que tienen un significado especial, dependiendo de las personas que las escuchen o de las personas que las digan, en este caso que las canten. I said “Can you give it back to me”. She said “Never in your wildest dreams”. Solo palabras. Palabras que pueden cambiar a una persona, en este caso yo. And we danced all night to the best song ever. We knew every line now I can’t remember. How it goes but I know that I won’t forget her. Recuerdo esa noche, por más que quiera olvidarla.  Cause we danced all night to the best song ever.

FLASHBACK

El día después de la cena, decidimos que tendría que ser especial. No un simple día más, algo que recordáramos por siempre. Que pensemos en ese día y digamos “Recuerdo perfectamente ese viaje. Fue el mejor de mi vida” Sé que aún es pronto y que pueden pasar cosas mucho más emocionantes a lo largo de la gira pero, teníamos que planear algo inolvidable.

Nada más levantarme, pude ver la angelical cara de Louis justo a mi lado y el perfecto rostro de Harry en el sofá que habíamos colocado, después de un gran esfuerzo, justo a los pies de la cama. ¿Cómo podían dos chicos tan perfectos haberse fijado en mí? ¿Cómo una estrella del pop había rechazado a una chica que podía ser perfectamente candidata a modelo por mí? Todo esto no tiene mucho sentido. Unos golpes en la puerta me sacaron de mi estúpido trance y, después de ponerme la camiseta de Louis por encima, no preguntéis que hacía en ropa interior sola con dos chicos, fui a abrir.
- Buenos días, aunque creo que has pasado mejor la noche. – la profunda voz de un Zayn recién levantado me despertó completamente.
- Muy gracioso. – respondí sarcásticamente a su comentario.
 - Bien, plan para hoy. Apunta. – se dio la vuelta bruscamente y me miró. Me puse erguida e hice como que lo apuntaba en un papel. – Pasar el mejor día de nuestras vidas.
- Pues tendremos que empezar despertando a todo el mundo. – los planes de Zayn eran muy buenos y este prometía mucho.
- Vamos a despertarlos a la manera Malik. – le miré con cara rara. – Esto si que lo tienes que apuntar, no mejor grábalo. Así para la próxima ya lo sabes. – asentí con la cabeza y fui corriendo a buscar mi móvil. Le hice un gesto a Zayn para decirle que ya estaba lista y comenzó la grabación. - ¡VAMOS, TODO EL MUNDO ARRIBA! ¡ES HORA DE LEVANTARSE, VENGA DORMILONES! ¡MOVED EL CULO, PEDAZO DE VAGOS! – así fue mientras saltaba en la cama de Louis y el sofá de Harry. Después de unos intensos minutos de sufrimiento para los dos chicos, que acabó con uno en el suelo y otro con Zayn encima, decidieron que ya era hora de levantarse.
- Me encanta tu estilo, Malik. – dije mientras iba a por la ropa para cambiarme.
- La próxima vez, lo haces conmigo. – fueron sus palabras de despedida.

Me cambié y esperé a que lo hicieran ellos para poder bajar a desayunar. Harry y Louis estaban un poquito cabreados con Zayn por su manera de despertarles pero el moreno se lo tomó como una pequeña venganza. Todos hicieron memoria y recordaron ese gracioso momento cuando Liam, Niall y Louis despertaron a sus dos compañeros con gritos, saltos y música. Harry continuó quejándose de que él no tenía nada que ver pero Zayn no le hacía ni caso.
- Bueno, DJ Malik. ¿Cuáles son esos planes tan espectaculares para hoy? – pregunté esperando la respuesta que ansiaba saber.
- Había pensado en… - hizo una pausa dramática que hizo que me tirara de los pelos, cosa que le hizo gracia. – Antes de que Carol se quede calva. Había pensado en ir a un lago que hay por aquí cerca y hacer un picnic, después ir a una feria que hay por allí y cenar los mejores perritos calientes de la zona. Y para rematar uno de los mejores días de vuestras vidas, nos iremos  a una discoteca para volver y continuar nuestra propia fiesta en una cabaña que he alquilado para pasar la noche. – concluyó la lectura de su agenda con una sonrisa.
- ¡Me parece genial! – gritó Niall.
- Me da la sensación que este va a ser el mejor día de todos los que nos quedan. – dijo Liam después de hacer callar a Niall.
- ¿Y a qué esperamos? – sonrió Louis.

Nos levantamos de la mesa y subimos de nuevo a preparar nuestras cosas para el espectacular día que nos había preparado Zayn. En cuanto se abrieron las puertas del ascensor en nuestra planta, corrí hacia nuestra habitación, como si de una niña pequeña se tratase, apresuré a los dos chicos a que llegaran a la puerta. Estos reían ante mi actitud infantil mientras uno de los dos abría la puerta. En cuanto estuvo abierta, corrí hacia dentro y abrí el armario para sacar una pequeña mochila. La abrí y rápidamente estuvo llena de cosas como crema solar, ropa por si acaso o mis inseparables gafas de sol. Me cambié en el baño y me puse mi mejor bikini. Salí corriendo de allí para coger la ropa del armario y vestirme.
- ¿Qué preferís, esta camiseta o esta otra? – dije cogiendo dos camisetas y dándome la vuelta para encontrarme con dos chicos con la boca abierta. - ¿Chicos?
- ¿Eh? Digo, la de la derecha, ¿no, Harry? – dijo mientras le pegaba un codazo al chico del pelo rizado.
- ¿Eh? Sí, claro. – asintió con la misma cara de tonto que mi novio.
- ¿Se puede saber que os pasa? – pregunté entre confusa y divertida.
- Bueno, tú… - intentó empezar Harry pero parecía que se le había trabado la lengua. El chico miró a Louis en busca de ayuda y este lo único que hizo, fue señalar un espejo.
- ¿Qué? – me giré y me miré en el espejo que me había señalado Louis. Estaba en bikini. - ¿O sea que es eso? – dije riendo para después mirar a los chicos y comprender lo que les pasaba. – Será mejor que vayáis al baño.  – dije divertida mientras salía de la habitación ya con la ropa puesta.

Toqué la puerta de al lado y enseguida se abrió. Pude ver el interior y me reí nada más entrar. Allí estaban Zayn y Niall persiguiéndose y Liam con un calzoncillo en la cabeza. En cuanto me vieron, pararon enseguida. No podía dejar de reírme ante tal escena. De repente, apreció una malvada sonrisa en cada una de las caras de mis tres amigos y la mía se borró instantáneamente. En un abrir y cerrar de ojos, tenía a los tres encima haciéndome cosquillas a la vez. No podía hablar y me costaba respirar entre carcajada y carcajada pero, aún así, era divertido. Quince minutos después, pararon. Sí, sé que es mucho pero mis amigos son así de especiales. Harry y Louis tardaban mucho, así que echamos a suertes quien iba a avisarles de que nos íbamos. Sabéis, creo que la mala suerte y yo somos muy buenas amigas porque siempre me acompaña. Salí rápidamente de la habitación, antes cogiendo una de las tantas gorras de Niall y poniéndomela, para ir a la mía. En cuanto me acerqué un poco, escuché unos gritos procedentes de dentro.
- ¡Harry, ya te he dicho que no quiero broncas contigo! – nunca había escuchado a Louis gritar. - ¡Quiero que te alejes de Carolina!
- ¡Cuántas veces te lo voy a decir! ¡No quiero nada con ella! – mentía, era obvio.
- ¡No lo pareció la otra noche, cuando la desnudabas con la mirada! – volvió a gritar Louis.
- ¡Puede que quiera desnudarla con lo que sea pero al menos yo no le miento! - ¿mentirme? ¿Es posible que Louis me haya utilizado? No, es imposible. Era, digo es, mi mejor amigo.
- ¡Yo no le he mentido! – se defendió.
- ¿Ah, no? – dijo Harry acusando a su amigo. - ¿Y qué hiciste el día que llegamos a Irlanda? ¿Cuándo se fue de aquel pub? ¿Qué hacías mientras estaban todos buscándola?
- Yo… yo… - Louis estaba dudando. – Estaba borracho.
- Claro, por eso llamaste a aquella chica al día siguiente. Louis, eres mi mejor amigo pero la estas cagando, no mejor, ya la has cagado. – le recriminó Harry. – Llámame mujeriego, idiota o lo que quieras, pero yo no juego con la gente que me importa. – Oí pasos hacía la puerta y antes de que pudiera moverme, se abrió. - ¿Carolina? – dijo muy sorprendido. Segundos después, apareció Louis en la puerta. - ¿Lo has oído? – lo único que pude hacer fue asentir. – Vamos.

Fuimos a la habitación a llamar al resto y bajamos al vestíbulo para poder irnos de una maldita vez. Los chicos preguntaron por Louis, ya que no estaba con nosotros, y Harry les contestó que no se encontraba bien. Puede que hayan discutido pero seguían siendo amigos y Louis necesitaba que lo cubrieran. No quería saber el motivo por el que discutían Harry y Louis, quería olvidarme de todo, quería pasar el mejor día de mi vida junto a mis amigos y mi novio, aunque veo que no es lo suficientemente hombre como para venir. Subimos en la limusina que nos llevaría hasta el lago donde haríamos el picnic. Salimos de la ciudad y fuimos por una carretera rodeada de árboles y lejanas montañas. Todo era precioso pero no podía quitármelo de la cabeza. Esos impresionantes ojos azules grisáceos, esa perfecta sonrisa y sus continuas bromas que me hacían reír. Esto no estaba pasando, todo era una maldita pesadilla de la que no podía despertar. Menos mal que tenía a Harry a mi lado para darme ánimos y decirme que no me preocupara de nada. Llegamos al lago y, todo hay que decirlo, era hermoso. Las vistas eran inimaginables. Me acerqué al agua y pude comprobar lo cristalinas que eran. Me giré y pude ver a los chicos colocando las cosas. El mantel de cuadros rojos y blancos y la cesta de mimbre, cargada con toda la comida, ya estaban preparados. Ya era mediodía así que lo primero que hicimos fue sentarnos a comer. La comida que habían traído para Louis estaba intacta, ya que tenían la esperanza de que se nos uniera en el último segundo, cosa que no sucedió pero Niall solucionó el problema. Nos bañamos en el lago, reímos, charlamos, cantamos, vamos todo lo que se puede hacer en un sitio tan espectacular como este. Cuando ya comenzaba a atardecer, fuimos a la feria de la que nos había hablado Zayn y nos lo pasamos igual de bien que en el lago. Montamos en todas las atracciones incluido el túnel del amor ya que los chicos se encontraron con unas fans y les dieron un pequeño regalito. Yo me monté con Harry por propia voluntad, en realidad él no quería montar pero nada más salir esas palabras de mis labios su actitud cambió radicalmente. Los perritos calientes que comimos estaban deliciosos como nos había afirmado Zayn horas antes. Comenzó a anochecer y decidimos que ya era hora de irnos de fiesta. Nos cambiamos uno por uno en la limusina con la ropa que habían traído los chicos. A mí me dieron un vestido negro que, según ellos me quedaba genial. Niall me había dicho que ese vestido lo había elegido Louis para regalármelo en una ocasión especial. Genial, Niall ya la has cagado. Retuve las lágrimas y, para mi suerte, lo conseguí. Íbamos en camino a la discoteca mientras yo me maquillaba gracias a uno de los tantos espejos de Zayn.
- ¡Qué empiece la fiesta! – dijo Liam nada más entrar en el local. Cada uno fue hacia una dirección a divertirse.
- Por favor, algo que me ayude a olvidarme de todo. – pedí en la barra a uno de los muchos camareros.
- ¿Desahogando tus penas en el alcohol? Toma. – me tendió un vaso con un contenido transparente. Miré el vaso con desconfianza. – Tú me lo has pedido. Por cierto, me llamó Tom.
- Carolina. – dije antes de tragarme todo el contenido de un trago.
- ¿Puedo preguntarte que te ocurre?
- Puedes, otra cosa es que te conteste. – dije intentando sonar divertida pero fue más bien todo lo contrario.
- Entonces no te lo pregunto. – me mostró una dulce sonrisa. – Pero el alcohol no te va a ayudar.
- Pero me hará olvidar.
- Puede pero solo lo hará por un tiempo, después te sentirás como la mayor mierda del mundo. Créeme, lo sé por propia experiencia. – dijo mirándome con sus grandes ojos negros.
- Lo necesito. –dije dejando el vaso en la barra.
- Lo que necesitas es a alguien para bailar. – dijo una voz que reconocí enseguida detrás de mí.
- ¿Estarías dispuesto a bailar con un intento de borracha fallido? – dije sin darme la vuelta.
- Siempre lo he estado.

Me cogió de la mano haciendo que girara bruscamente y me chocara contra su duro pecho. Después puso una mano sobre me cintura y me guió hasta la abarrotada pista de baile para intentar que pasara una de las mejores noches de mi vida. Bailamos, bailamos y seguimos bailando hasta que no pudimos más pero de repente sonó una canción que hizo que se me helara la sangre. Esa canción nos describía perfectamente a los dos. Hablaba sobre una chica confusa por culpa de los millones de sentimientos que un chico despertaba en ella y sobre un chico que cambiaba por amor. Esa canción era perfecta. Tímidamente, Harry puso una mano sobre mi cintura para después hacer lo mismo con la otra. Lentamente, coloqué mis manos alrededor de su cuello para bailar la dulce y suave melodía. Todo era perfecto. Bailábamos los dos juntos como si no hubiera nadie más, como si nuestros problemas se hubieran desvanecido y solo estuviéramos nosotros dos en la faz de la Tierra.
- Cause we danced all night to the best song ever. – canto en mi oído.

Ya eran las dos de la mañana y decidimos irnos a la cabaña que habían alquilado. Estaba bastante lejos de la discoteca pero cerca del lago donde antes habíamos pasado unas grandiosas horas. Nada más llegar, preparamos cada uno nuestra habitación para después bajar a hacer una fogata en el jardín delantero de la casa. Cerré los ojos e intenté relajarme pero fui interrumpida por una voz que no había escuchado en todo en día.
- ¿Aún queda sitio para uno más? – miró a cada uno de los presentes y se detuvo en mí.
- Siempre lo ha habido, Lou. – dijo Liam.

Continuamos charlando, bueno eran ellos los que charlaban ahora. Se notaba a kilómetros la tensión que existía entre Harry, Louis y yo, a pesar de que el resto no la notara. Yo estaba cansada así que decidí irme a dormir antes de hacerlo allí delante de todos y con un enorme porcentaje de que me hicieran alguna broma. Subí las escaleras y fui primero al baño para lavarme los dientes y hacer mis necesidades. Después, me miré al espejo y dos pequeñas lágrimas se precipitaron por mi cara. Al salir me encontré con la inconfundible figura de Harry.
- Algún día tendrás que hablar de esto.
- No sé de que me hablas. – dije indiferente y pasé por su lado para irme a mi cuarto.
- De lo que has oído esta mañana. – me siguió hasta mi habitación.
- No quiero hablar de eso ahora.
- Pero lo tendrás que hacer algún día. – continuó insistiendo.
- Ahora no, por favor.
- Pero… - no pudo seguir porque mis labios habían atrapado los suyos. Al principio no reaccionó pero después, me correspondió el beso. Rodeó mi cadera con sus brazos para acercarme a su cuerpo y yo puse mis manos detrás de su cuello. El beso se fue haciendo cada vez más intenso y ahora una lucha se desataba entre nuestras lenguas.
- Ahora no, por favor. – dije después de separarme lentamente de él. Me di la vuelta dispuesta a entrar a mi habitación pero me cogió de la cintura y me dio la vuelta para besarme
- Ahora sí puedes irte. – dijo con una sonrisa en la cara cosa que hizo que yo también sonriera.

Fui a la cama y me tumbé después de ponerme el pijama. Me costaba dormir y era por culpa de dos personas. Dos malditas personas que me estaban cambiando la vida. Después de muchos intentos, cerré los ojos, aún sin dormir, y no pude ver a la persona que había abierto la puerta.
 - Lo siento. - fue la voz de Louis la que inundó la habitación.

FIN DEL FLASHBACK

Recordaba esa noche perfectamente. Esa noche había descubierto que me había sido infiel y sabía quien me quería de verdad. Había sido uno de los mejores días de mi vida pero a la vez unos de los peores. Zayn había estado en lo cierto. Este día era para recordarlo ya que no me lo podía quitar de la cabeza.


8 comentarios:

  1. Este capítulo es taaaaan perfecto ;D Me ha encantado!
    Para empezar, cada uno aquí se engaña mutuamente... bien bien, todo muy normal jaja.
    Harry y Carol awww me los como ;) son muy monosos. Y pobre Louis, se lo merece pero en el fondo me da penita :)
    Por cierto, yo también quiero ir de picnic con los chicos! Jajaja va a ser que no.
    Un besazo guapa<3 Espero el siguiente.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que te encante :D jajajaj.
    Si bueno, es un gran engaño mutuo pero en el fondo se quieren todos.
    Harry y Carol es q estan para comerselos y son muy monos pero pobrecillo Lou.
    Y quien no quiere irse con estos cinco si son perfectos. 8D
    Another for you <3

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado este capitulo :D
    Adoro a Harry y Carol, de verdad.
    Pero tambien espero que Louis, Harry y Carol no se peleen. Asi que Louis encuentre a otra chica perfecta, pero que dejen a Harry y Carol jajaja

    Esta genial est novela!!
    besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enserio?? Pues... GRACIAS!! Jajajajj
      Si, Harry y Carol son adorables juntos pero, no te da penita Louis??
      No creo q se peleen, se quieren mucho los tres.
      Gracias de nuevo :D
      Un Beso.

      Eliminar
  4. Hermosa tu novela, de verdad! Es perfectaaa, me encantaria que Harry se enamorara de otra chica, y dejara a Lou y a Carol jajaja bueno, eres increible escribiendo, FELICIDADES, besos<3

    ResponderEliminar
  5. Oiins, GRACIAAAAS :D.
    Bueno, eso ya se vera jajajajaj. Pero lo q ha hecho Lou es un pelin grave y no se. XD
    Y.... GRACIAS de nuevo jajajja.
    Un Beso <3

    ResponderEliminar
  6. Sube yaaa por fa jajajaja estoy impaciente! Tu novela es perfecta, la amo la amo la amo, sigueela!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj tranquila, el siguiente ya esta a la vuelta de la esquina.
      Y GRACIAS!!!

      Eliminar