miércoles, 4 de septiembre de 2013

Capitulo 18 – Que empiece el rodaje.

Tres países y tres aventuras diferentes. Bueno, yo no lo llamaría aventura sino problemas. Porque lo único que han hecho es hacer daño a alguien que me importa. No sé porque pero, estoy, medianamente, feliz. La gira iba perfectamente para los chicos, había hecho nuevos amigos y, a partir de ahora, nada lo iba a estropear. Todo iba a salir perfectamente y nada lo impediría. Alemania estaba radiante hoy. Abrí los ojos por primera vez en el día y me sorprendió una cara justo a mi lado.
- Buenos días, bella Durmiente. – dijo con voz ronca, daba por visto que acababa de levantarse.
- Buenos días. – me senté en la cama y me froté los ojos con los puños. Noté que aún tenía la voz somnolienta. - ¿Qué haces aquí?
- Bueno, venía a darte una cosa. – sacó algo de detrás de su espalda y me lo entregó. – Lo siento.
- Yo también tengo algo para ti. – abrí uno de los cajones y saqué una caja. – Yo también lo siento.
- Oreos. – dijo una vez con la caja en la mano. – Disculpas aceptadas.
- Bombones. – lo comprobé una vez que le quité el papel de regalo.
- Rellenos de chocolate, como a ti te gustan. – rió al verme. – Se te olvida esto. – sacó un pequeño osito de peluche de detrás de su espalda.
- Quedas más que perdonado. – sonreí antes de tirar el peluche al suelo y darle un abrazo.

Bajamos a desayunar junto con el resto, que se extrañó al vernos juntos y, aún más, al vernos reír. Nos sentamos los dos juntos y nos reímos al ver la cara de asombro de nuestros amigos. Junto a nosotros estaba Eleanor que me saludó con una tímida sonrisa. Aún se sentía culpable por lo ocurrido, lo podía notar en su mirada. Pude ver las miradas que se lanzaban Louis y Eleanor, se gustaban mutuamente y eso no lo podía negar ni yo ni nadie. Noté una mano sobre la mía y, al girar la cabeza, me encontré con el perfecto rostro de Harry. Me regaló una preciosa sonrisa mientras me acariciaba la mano. ¿Por qué tenía que ser tan perfecto? La parte buena es que ahora podré estar con uno sin pensar en el otro. ¿De verdad que eso era cierto? Nunca podré estar con Harry sin pensar en Louis. El primer amor nunca se olvida y él fue alguien muy importante para mí, y aún lo es. En una de las paredes del gran comedor había una enorme televisión de plasma que tenía puesto un canal de cotilleos. Ninguno le estaba prestando atención pero eso cambió en un instante.
- Nueva noticia, Directioners. Al parecer, el joven irlandés, Niall Horan, tiene nuevo ligue. – empezó a narrar una joven con una larga melena rubia, claramente teñida.
- ¿Quién es la chica? – preguntó Harry con un tono pícaro en la voz.
- No lo sé. – se encogió de hombros
- Al parecer, el joven ha sido visto con una jovencita por la capital alemana. Algunas fans vieron al cantante con la joven adolescente en una romántica velada en un restaurante de la zona. Después fueron vistos dando un paseo abrazados y finalmente otro grupo de admiradoras del cantante, los fotografiaron de compras en un centro comercial. ¿Quién será esa nueva chica? - la noticia terminó.
- Parece que te lo pasaste genial con esa chica. – rió Liam.
- Sí, tío. ¿Quién es? – preguntó Zayn reteniendo unas cuantas carcajadas.
- Hola. – dije riendo. Habían descrito mi día con Niall.
- Hola, Carol. – rió Louis. – Ahora calla. Niall tiene que hablar.
- Hola. – repetí.
- Sí, hola. Ya te hemos visto. – dijo Harry desesperado. – Niall, habla de una vez.
- Mira que sois tontos. – rió el irlandés. – Esa chica es Carolina.
- ¡¿Qué?! – gritó Harry, estaba furioso.
- Tranquilo, Harry. – intentó poner paz Liam.
- Va a ser mejor que te expliques. – dijo Louis mientras conservaba la calma, él también parecía enfadado pero menos que su amigo.
- Vamos, Nialler. Explícalo antes de que exploten. – no podía parar de reír al ver a Harry. Estaba enfadado con Niall y, al verlo, le di un beso en la mejilla.
- Harry, creo que vas a tener que relajarte primero. – dijo delicadamente Eleanor. – A lo mejor lo estás malinterpretado.
- Bien, ya está. – dijo rápidamente Harry. Le cogí la mano y le sonreí, eso pareció tranquilizarlo.
- El otro día me aburría en mi cuarto y me entró hambre. – empezó a explicar.
- Pero, tío. Ve al grano. – dijo Zayn divertido. Todo este asunto le hacia gracia aunque si hubiera algún problema entre sus amigos, no dudaría en ayudar.
- Niall no quería compartir su comida conmigo y me invito a comer, después dimos una vuelta, le obligué a acompañarme de compras y al final vimos una peli en mi habitación – resumí rápidamente. – Fin.
- Ves que lo había malinterpretado. – le dio un codazo Eleanor a Harry, relativamente más tranquilo.
- Tendríais que haber visto a Carol mientras veíamos la película. – comenzó a contar. – Estaba muy asus… - no pudo acabar la frase porque le tiré un trozo de pan. Comenzó una pelea de comida entre Niall y yo, pero Liam puso paz entre nosotros.
- Oye, El. Me gustaría preguntarte algo. – la chica se dispuso a levantarse. – No, me gustaría que estuvieran todos delante. Para ver si les parece bien.
- Claro. – se notaba que estaba confusa.
- Bueno, iré al grano. – soltó un largo suspiro y la miró a los ojos. Se rascó la nuca, síntoma de nerviosismo. - ¿Quieres venir con nosotros de gira?
- ¿Qué? – preguntamos todos a la vez, incluida ella.
- Bueno, si os parece bien a vosotros. – nos miró uno a uno y terminó en mí.
- Por nosotros no hay problema. – dijeron los cuatro a la vez.
- ¿Y tú? – solo faltaba yo por responder.
- Claro, me parece bien. – acabé accediendo. – Me has caído genial.
- Entonces, me voy con vosotros. – dijo antes de darle un abrazo a Louis.

Después de que Eleanor se uniera a nuestro viaje, decidimos pasar el día fuera. Nos aventuramos en la enorme ciudad todos juntos. Paseamos por las tranquilas calles sin encontrarnos con ninguna fan de los chicos, cosa que hizo que nuestro paseo fuera muy tranquilo. Entre Louis y yo ya no había ningún tipo de problemas, volvíamos a ser los amigos que éramos antes. Habíamos vivido una bonita aventura juntos pero no era lo que el destino nos tenía preparados. Eleanor, poco a poco, se estaba soltando y era una chica realmente agradable. Era simpática y dulce pero también era divertida y alocada, igual que Louis. Se parecían bastante en muchos aspectos. Eran como almas gemelas, al contrario que Harry y yo. No nos parecíamos en nada pero aún así nos aceptábamos tal y como éramos. De momento, todo estaba saliendo bien y nada parecía salirse de lo normal. Aunque había que admitirlo, ahora el triángulo se había convertido en un cuadrado amoroso. A pesar de todo, Louis y yo nos seguíamos amando y Harry y Eleanor lo habían notado. Estábamos sentados en la terraza de una cafetería cuando un móvil empezó a sonar.
- ¿Hola? – contesté al teléfono.
- ¿Carolina? – era la voz de un hombre la que hablaba. – Soy Simon Cowel.
- Claro. – contesté. Simon Cowel. ¿Quién era Simon Cowel?
- Te llamaba para informarte de que tienes que empezar a trabajar. – me informó. Al yo estar callada continuó hablando. – Tienes que trabajar en tu contrato.
- Ah, claro. – ya me acordaba. - ¿Y cuándo empiezo?
- Pues, esta misma tarde. - me dijo mi jefe. – Grabarás una canción y mañana filmarás el video. Tienes que ir al estudio a las cinco en punto. – me dio la dirección. – Puedes ir con los chicos. No te retrases.
- Allí estaré. – me despedí e informé a mis amigos de la conversación.

Siguieron pasando las horas hasta que a las cinco menos cinco llegamos a la puerta del estudio. Era un edificio gigante que parecía estar lleno de gente importante trabajando. Entramos y un hombre vestido con un elegante traje nos guió hasta el despacho con otro hombre pero este vestido más informal. Al vernos, sonrió y se acercó a estrecharles la mano a los chicos y a depositar un beso sobre las mejillas de las chicas. Era un hombre de unos veinticinco o veintiséis años bastante atractivo pero no se podía comparar al atractivo de mis amigos.
- Carolina, creo que tenemos la canción perfecta para tu primer single. – habló aquel hombre del que no me había molestado en recordar su nombre. – La he escrito yo personalmente.
- ¿Puedo verla? – pregunté tímidamente. Ojeé la canción y no me gustó. – La verdad, la canción es…
- ¿No te gusta? – parecía divertido.
- No es eso, solo que no es mi estilo. – eso y que yo no quería cantar pero había firmado un contrato así que no me quedaba otra.
- Bueno, si eres capaz de escribir una canción en una hora y grabarla antes de que acabe el día… - dijo en tono burlón, como si fuera una cría. – Adelante, tienes todo el estudio a tu disposición.
- Claro que lo haré. – acepté el reto. Iba a demostrarle a ese idiota que no era una niña.

Me senté en la silla y cogí un cuaderno y un bolígrafo para ponerme a escribir una canción. Aquel hombre se fue y los chicos lo imitaron para dejar que me concentrara. Escribir una canción es difícil en sí y más si estás tan cabreada como yo. No iba a dejar que la gente me tratara como una cría y eso me acababa de dar una idea genial. Comencé a escribir en el cuaderno y me estaba resultando muy fácil, las palabras me salían solas. Al cabo de cuarenta minutos, la canción estaba acabada y la música la tenía en la cabeza. Cogí una guitarra y una hoja con unas partituras y quince minutos después, la música estaba compuesta. La canción estaba perfecta. Mi primer single iba a ser genial. Pasada la hora, el hombre entró para ver mis resultados con una sonrisa burlona en el rostro que rápidamente cambió por un gesto de asombro al ver mi gran trabajo. Me metí en la cabina del estudio para grabar la canción y antes de que acabara el día ya estaba metida en un CD.

Ya pasó un día y me tocaba grabar un asqueroso video para la canción. Por mi culpa habían tenido que cambiar todo el tema de la grabación y eso había hecho que todos los que estaban implicados en el guión tuvieron que trabajar toda la noche. Ya por la mañana me levanté y acompañada de los chicos y Eleanor, que ya se había ganado el afecto de todos, me acompañaron a una enorme casa que era el lugar donde se iba a grabar el video.
- ¿Preparada? – me preguntó un hombre, creo que era el director.
- Claro. – asentí con energía. Quería acabar con esto cuanto antes.

Me llevaron a una habitación llena de personas que supongo que eran los bailarines y allí me enseñaron la coreografía que tenía que bailar. Era fácil y no me costó mucho aprendérmela. Más tarde, me llevaron a un enorme salón donde me maquillaron y peinaron para después darme la ropa que me pondría. Era un disfraz de asistenta pero yo quería conservar algo mío y elegí mis converse. Comenzó el rodaje y, aunque nos llevara todo el día, quedó genial. Me sorprendí hasta yo de lo bien que había quedado y es que mi nuevo single Tell Me (Something I Don’t Know) iba a ser una de las mejores canciones que había hecho.


4 comentarios:

  1. Awwwwwww*-* Que maravillosidad de capítulo! Me ha encantado, otra vez.
    Ahhh que Carol se nos va a hacer famosita. :D Me alegro que las cosas entre ella y Louis hayan acabado bien. Y señoras y señores, esto va aumentando por momentos, ahora se formó un cuadrado amoroso jaja.
    Por cierto, los periodistas se inventan todo ;)
    Sube pronto, plz. One kiss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAAAS!!!! :3
      Jajja si, Carol se nos hace famosa. No como quiere pero sirve, no? XD Te dije que esos dos no podian estar mucho tiempo peleados :p. Jajaja tenia que ir aumentando, el siguiente un pentagono. >.< Naa, los periodistas son muy malos.
      Un Beso :3

      Eliminar
  2. Oh mi Dios, otro capitulo perfecto para la lista de capitulos perfectos jajaja, me encanto este cap*-* que bien que Carol y Lou ya se lleven bien, amo la pareja que hacen<3. Aaw Carol se nos hace famosa, como crecen tan rapido:') okno jajaja, bueno cielo, esta demas de decirte que escribes muy bien, ame el capitulo, amo la novela, siguela! Un besote guapa<3<3.

    ResponderEliminar
  3. Sabes, nunca me voy a cansar de darte las GRACIAAAAAS!!! Jajaja
    Carol y Lou se quieren demasiado, no pueden estar peleados tanto tiempo.
    Jajaj si, Carol se nos hace famosilla.
    GRACIAS DE NUEVO!!
    Otro Para Ti Preciosa <3

    ResponderEliminar