viernes, 8 de noviembre de 2013

Capitulo 27 – ¿Tú eres idiota?

Una gira suspendida y unos días horribles. No había puesto ni un pie fuera del hospital, ni de esa habitación, en los once días que Harry llevaba ingresado. Seguía en coma. Según los médicos, iba a despertar pronto. Pronto. Eso es lo que llevaban diciendo desde que hablé por primera vez con ellos. Los chicos venían a ver a Harry y por la noche volvían a la casa. Las chicas intentaban convencerme para que volviera a casa pero no pensaba alejarme de Harry. En esos días no me había movido ni un milímetro. Por favor despierta, Harry. Era ya la una y media de la madrugada y no quería dormirme por si pasaba algo. Al final no pude resistirme y apoyé mi cabeza en la camilla de Harry. La silla no era un buen sitio para dormir y, así, al menos tendría una almohada improvisada. Intenté dormir, cosa que por fin pude hacer.
- Carol. – una voz me llamó. – Carol. – otra vez la misma voz. Parecía débil.
- ¡¿Qué?! – me levanté de repente con tan mala suerte de tropezarme con la silla.
- Carol. – otra vez me llamó esa voz. Miré a ambos lados y no vi a nadie. Estaba todo oscuro pero, algo se movía lentamente en la camilla.
- ¿Harry? – un rayo de esperanza iluminó mi camino. - ¿Eres tú?
- Creo que sí. – habló la voz de Harry débilmente.
- ¿Crees que sí? – ¿no se acordaba de su propio nombre?
- Tú eres Carol, ¿no? – preguntó con miedo.
- Sí, ¿no te acuerdas de mí?
- Eres mi novia. – pude ver una pequeña sonrisa.
- Lo soy. – miré el reloj y eran las seis de la mañana.
- ¿Puedes encender la tele? – me preguntó educadamente después de un silencio incómodo.
- Claro pero dudo que haya algo decente a esta hora. – encendí la tele y puse un programa parecido a Today Show pero en español.
- Me suenan esos tíos. – dijo señalando la pantalla. Normal que le suenen, son él y sus amigos. - ¿Quiénes son?
- Sois tú y tus cuatro amigos.
- ¿Estoy en un grupo? – parecía sorprendido.
- Sí, One Direction.
- ¡Harry! – gritaron unas voces.
- ¿Quiénes son? – me susurró.
- Tus amigos. ¿No te acuerdas de ellos? – negó con la cabeza. – Mierda, tenemos un problema.
- ¿Qué pasa? – preguntó Louis.
- ¿Está bien? – se preocupó Jade.

No quería hablar de eso delante de Harry porque no quería que se sintiera mal. Por suerte, el médico me salvó diciendo que iba a hacerle algunas pruebas al paciente. El hombre no esperaba que el chico estuviera despierto. Salimos al pasillo y nos quedamos unos minutos en silencio hasta que les empecé a contar todo. No me encontraba muy bien y que Harry solo se acordara de mí no solucionaba las cosas. Sentía un dolor interno muy fuerte que no se iba y estaba hambrienta. Cada vez se hacía más doloroso. Me temblaban las piernas e iba a caerme de un momento a otro. Menos mal que los brazos de Niall me cogieron antes de caer. Antes de que todo se volviera negro, pude oír unas voces que gritaban mi nombre.

¿Dónde estoy? No recuerdo haberme quedado dormida en la cama de Harry. ¡Un momento! Yo no me había quedado dormida en ninguna parte. Entonces… ¿qué hacía tumbada en la cama? Esto no era la habitación de Harry. Recordaba perfectamente que la ventana estaba a la izquierda y que había una pequeña televisión en un de las esquinas. ¿Qué me había pasado? No recordaba nada de lo ocurrido. Abrí los ojos y vi la cara de mis cuatro amigos pendientes de mí.
- ¿Qué me ha pasado?
- Te desmayaste. – resumió Liam.
- Estás demasiado débil. – me dijo Zayn a la vez que ojeaba un portapapeles.
- ¿Has comido algo estos días? – se preocupó Niall.
- Bueno… esto…
- No has comido. – afirmó Louis.
- ¿Cómo te encuentras? – un médico entró por la puerta.
- Genial. ¿Cómo está Harry? – pregunté rápidamente.
- Tranquila, señorita Senderson. Su novio está en buenas manos pero yo que usted me preocuparía más por su salud. ¿Desde cuándo no come? – directo al grano.
- Bueno, desde hace unos días, creo. Solo he comido algunas galletas que me traía la enfermera. – dije rápidamente. – Pero tenía otras cosas más importantes de las que preocuparme.
- Pues tengo que decirle que tiene una gran escasez de proteínas y algunas vitaminas. Sumándole que ha perdido mucho peso.
- ¿Se recuperará? – Louis se preocupó.
- Si se alimenta correctamente y toma estas pastillas, en un tiempo volverá a estar como antes.

El médico me hizo unas pruebas y me dijo que no me moviera de la cama. No le hice caso y salí en busca de Harry. Las chicas no habían venido a verme, según los chicos, habían ido a ver que tal estaba mi novio. Jamás me imaginé que Harry no se acordara ni de sus propios amigos. Con las pocas fuerzas que me quedaban y con la suerte de que no me pillara ningún médico o enfermera, entré en la habitación de Harry.
- Bien, señor Styles, ya puede marcharse pero recuerde seguir los tratamientos.
- Claro, doctor. – Harry asintió con la cabeza y se giró para quedar de cara a las chicas y yo.
- ¿Os recuerda? – pregunté en un susurro antes de que llegara a nosotras.
- Sí, solo se ha olvidado de los chicos. – me contestó Perrie cabizbaja.
- ¿Nos vamos? No me gustan los hospitales. – dijo el chico del pelo rizado.
- Claro. – dijeron Jade y Eleanor a la vez.
- Voy a por los chicos. – se fue Rose.
- Oye, no te recordaba tan delgada. – esta vez Harry se refirió a mí.
- Esto, claro…

Salimos del hospital y, fuera, ya nos esperaban los cuatro chicos restantes y Rose. Nadie estaba contento, en parte sí porque Harry por fin estaba con nosotros, pero no recordaba a sus cuatro mejores amigos. ¿Cómo iba a continuar el grupo si no se acordaba de ellos? ¿Qué sería de la gira? La habían suspendido por un tiempo pero en cuanto tuvieran ocasión, seguirían con su labor como cantantes. Bueno, de eso ya se ocuparían más adelante. Ahora, lo primero y principal, es conseguir que Harry recupere esos recuerdos junto a los chicos. Las chicas, en cuanto llegamos a casa, obligaron a Harry a meterse en la cama y descansar. Por el contrario, los chicos se fueron cada uno a una parte de la casa. Estaban muy tristes de que su amigo se haya olvidado de ellos y, estaba claro que, necesitaban estar solos. Yo, me fui a mi habitación. Quería estar sola, no quería que nadie me molestara. Antes de tumbarme en la cama, había cogido dos magdalenas que me había comido antes de llegar. Ahora mismo, estaba sentada en el balcón mirando a la nada a la vez que sujetaba mi silenciosa guitarra. Empecé a rasgar suavemente las cuerdas, improvisando una leve melodía.
- Turn my back, to the door. Feel so much better now. – empecé a cantar la letra que llevaba en mi cabeza desde el día del accidente. – Don’t even try, anymore. Nothing left to lose. Theirs a voice that’s in the air. Saying don’t look back, no where. Theirs a voice that’s always there… - la letra estaba inspirada en la posibilidad de que Harry no saliera de esta. – And I’ll never be, quite the same, as I was before this. Part of you still remains thought it’s out of focus. You’re just somewhere that I’ve been. And I won’t go back again. – oí unas voces a mis espaldas pero las ignoré. – You’re just somewhere that I’ve been. I’m breathing in. I’m breathing out. Ain’t that what, it’s all about? Livin’ life, crazy loud. Like I have the right to. No more words, in my mouth. Nothing left to figure out. But I don’t think I’ll ever break through the ghost of you…
- Ha sido precioso. – oí la voz de Louis. Lo único que pude hacer fue agachar la cabeza. Después, miré al horizonte para poder continuar.
- And I’ll, never be, like I was. The day I met you. Too naive, yes I was. Boy, that’s why I left you in. Wear your memory like a stain, can’t erase or numb the pain. – Louis estaba pendiente de cada una de las palabras que salían de mi boca. – Here to stay with me forever. I’m breathing in. I’m breathing out. Ain’t that what, it’s all about? Livin’ life, crazy loud. Like I have the right to. No more words, in my mouth. Nothing left to figure out. But I don’t think I’ll ever break through the ghost of you… - una lágrima descendió por mi mejilla. – One of these days I’ll wake up from this. Bad dream I’m dreaming. One of these days I’ll pray that I’ll be. Over, over, over you. One of these days I’ll realize that. I’m so tired of feeling confused. But for now, there’s a reason that your still here in my heart…
- Carol. – me llamó esta vez la voz de Jade. La ignoré y, junto con más lágrimas, seguí cantando.
- I’m breathing in. I’m breathing out. Ain’t that what, it’s all about? Livin’ life, crazy loud. Like I have the right to. No more words, in my mouth. Nothing left for me to doubt. But I don’t think I’ll ever break through the ghost of you… - miré el horizonte y me dispuse a terminar la canción. – Breathing in. Breathing out. Breathing in. Breathing out. Like I have the right to. No more words, in my mouth. Nothing left, to figure out. But I don’t think I’ll ever break through the ghost of you… - acabé la última frase con un leve suspiro mientras, con la guitarra, tocaba las últimas notas.
- Ya verás que todo se soluciona. – me abrazó Louis después de secarse las lágrimas con la manga de la camiseta.
- Todo volverá a ser como antes. – Jade se unió a nuestro abrazo. Lo único que podía hacer era llorar. Debería estar feliz por tener a Harry de vuelta pero, tenía que recuperar la memoria sea como sea.

Estuvimos los tres abrazados bastantes minutos. No se oía absolutamente nada, solamente mis pequeños sollozos. En este mismo instante, nos necesitábamos mutuamente. Como los amigos que éramos y somos antes de todo esto. Al cabo de una hora, vinieron a avisarnos de que ya era hora de cenar. Me obligaron a ir a la mesa y comer. No tenía ganas de probar bocado pero ninguno quitaba la mirada de mi plato. Comí poco menos de la mitad y, sin decir ni una palabra, subí a ver como estaba Harry. Llamé a la puerta pero nadie me contestó. Abrí un poco y pude comprobar que estaba dormido. Iba a salir de allí para dejar que descansara pero algo me lo impidió, mejor dicho alguien.
- No te vayas. – me pidió.
- Necesitas descansar. – entré en el cuarto.
- Lo único que quiero es estar contigo.
- Solo me quedaré un rato. – le advertí con una triste sonrisa.
- Te he echado de menos. – dijo después de estar callados unos minutos.
- Y yo a ti. – cogió mi mano y depositó un beso en esta.
- Oye, ¿puedes decirme una cosa? – asentí levemente. - ¿Quiénes son esos chicos que están abajo?
- ¿Seguro que no te acuerdas de ellos?
- No, solo me acuerdo de Rose, Jade, Eleanor y Perrie porque son tus amigas y, claramente no me he olvidado de ti. – volvió a besar mi mano.
- Pues esos chicos son tus mejores amigos. – empecé a explicar. Le conté toda la historia. Desde que entró a X Factor hasta el presente. – Y ahora sois la boy-band más famosa del momento.
- ¿De verdad yo he logrado todo eso? – estaba sorprendido.
- Sí, y lograrás muchas más cosas.
- Perdón por interrumpir. – alguien abrió la puerta. – Era para saber si necesitabais algo.
- No, estamos bien, Leeyum. – dijo Harry con una sonrisa. Yo no le había dicho ninguno de los motes de los chicos.
- ¿Cómo sabes…?
- Porque esos recuerdos son imborrables. – me interrumpió con una sonrisa en el rostro.
- ¿Pero, cómo? – preguntó Liam sorprendido.
- Harry, ¿estás bien? – pregunté al ver que el chico había empezado a reírse y no podía parar. – ¡Harry!
- ¿Se puede saber que demonios le pasa? – me preguntó Liam incrédulo.
- No tengo ni idea. – para intentar que parara, le empezamos a golpear con unos cojines. - ¿Se puede saber que te pasa?
- ¡Habéis picado! – gritó de repente.
- ¡¿Qué?!
- Solo era una broma. – dijo como si nada. ¿Una broma?
- ¡¿PERO TÚ ERES GILIPOLLAS O PELLIZCAS CRISTALES?! – gritó Liam para, segundos después, empezar a golpear a Harry en el hombro. - ¡¿CÓMO HAS PODIDO HACERNOS ESTO?! ¡ESTÁBAMOS MUY PREOCUPADOS POR TI! ¡NO HA TENIDO NADA DE GRACIA!
- Solo quería gastaros una pequeña broma. – se intentaba cubrir con las manos.
- No sabes el miedo que he pasado. – dije de repente.
- Voy a avisar a los demás. – dijo Liam a la vez que salía por la puerta.
- ¿Qué has dicho?
- Tenía mucho miedo. – empecé a llorar. – Tenía miedo de perderte.
- Tranquila, estoy bien. – me abrazó. – Aunque ha sido divertido.
- ¿Tu eres idiota?
- Pero soy tu idiota. – se colocó sobre mí sin aplastarme y me besó. – Echaba de menos besarte.
- Y yo que lo hicieras. – la cosa se fue intensificando.
- ¡HARRY TE VOY A MATAR! – la puerta se abrió de golpe y cuatro chicos se quedaron en la puerta con los ojos como platos.
- Sentimos interrumpir pero… - empezó Niall con timidez. – Venimos a matar a tu novio, Carol.
- Claro. – le di un leve beso en los labios y aparté a Harry para que pudieran matarlo con total libertad. – Como echaba de menos todo esto. – les dije a las chicas que se habían asomado para ver lo ocurrido.
- Menos mal que ya está todo solucionado. – suspiró Eleanor.
- Ya nada puede salir mal. – rió Perrie.


4 comentarios:

  1. holaa!
    yo tambien estoy liada con trabajos examenes... y no he podido leer, pero ya sii he aprovechado y aqui estoy....
    uff estos capitulos han sido como uff ala porque no me lo esperaba jajaja
    enserio que pena con el accidente y el coma de Harry, y de la manera que lo has contada es que me metido en la piel de Carol, y luego el momento Carol, Louis, Jade ha sido precioso unirse aho como los viejos tiemposs
    y luego Harry y su bromaa jajajaja con eso no se bromea jajajaja

    Me encantaa la novela y cmo escribes que cada vez lo haces mejor de verdad :D

    Sigue con nuevos capitulos jajajaja

    besoss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaa!
      Tranquila jajaj el instituto nos quita tiempo a todas.
      Es que como estaba un poco depre pues decidi hacer una parte triste jajja. Pero menos mal que esta bien. Carol, Lou y Jade estan demasiado unidos y mas en un momento como ese T.T Jajaja lo de Harry... fue una broma un poco pesada pero necesitaba cortar la tension jajajaj.
      Gracias :D
      Lo intentare.
      Besos <3

      Eliminar
  2. BIEEEEEEN! Ya que Harry ha despertado, me encuentro mejor :)
    Me ha gustado muchísimo el capítulo, pero Harry se podría haber ahorrado la bromita, no sabes lo que me pude reír porque había picado completamente.
    Y me encanta la manera en la que se ayudan cada uno.
    Te espero en el siguiente cap! Un besito<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj BIEEEEEN!!
      SI bueno, la bromita jajajaja. ¿Habias picado? Y yo que pensaba que era un poco obvio... Bueno, da igual. Se nota que se quieren mucho todos ¿no? Jajaja
      Bueno, un beso y nos vemos en el siguiente <3

      Eliminar