lunes, 16 de diciembre de 2013

Capitulo 30 – Tenemos que hablar.

Después del día de ayer, me sentía realmente destrozada. No moralmente ni nada parecido, sino físicamente. No podía con mi vida. No es que hubiera hecho mucho ayer pero no me podía levantar de la cama. Abrí solamente un ojo y pude comprobar que las demás estaban igual que yo. No me acordaba que quedarse hasta las tantas de la madrugada con tus amigas cansara tanto.  Bueno, hay que aguantarse ¿no? Pero no iba a ser yo la primera en levantarse de la cama así que volví a cerrar los ojos. No sé cuanto tiempo pasó, pero unos gritos hicieron que llegaran más gritos, esta vez más agudos.
- ¡¿Qué pasa?! – grité para que alguien me escuchara. Ya tenía la respuesta. Allí estaban los cinco chicos con pistolas de agua.
- Hora de levantarse, dormilonas. – rió Liam.
- Parece que estás muy seca.
- No te atrevas Malik. – le amenacé pero no me hizo caso.
- Chicos, ya sabéis lo que tenéis que hacer.
- ¡¡AL ATAQUE!!
- ¡¡OS MATO!! – me habían empapado entera. - ¡¡FUERA DE AQUÍ!! ¡¡YA!!
- Que mal despertar tiene tu novia. – se quejó Niall riendo. – Hacéis la pareja perfecta.
- Idiota.
- Que conste que esto no es nada. – se rió Louis.
- Voy a darme una ducha. – corrió Eleanor hacia el baño.
- ¡Mierda! – dijo Perrie ya que solamente había un baño pero tuvo una gran idea. - ¡Un momento! – llamó a los chicos antes de que salieran. – Zayn, ¿Qué tal si nos divertimos un rato? – mostró su sonrisa más coqueta. El moreno lo único que hizo fue morderse el labio y llevar a su novia a su habitación.
- Podríais aprender de Perrie. – se quejó Niall a Rose por encima de las carcajadas de Liam.
- Eso, él disfrutando y nosotros sin comernos una rosca. – se indignó Harry.
- Cielo, tú nunca te has comido una rosca. – dije divertida.
- Bien que no decías eso la otra noche.
- Una cosa es decirlo de verdad y otra muy diferente fingirlo, como es el caso.
- Te acaba de dejar fatal, amigo. – rió Louis mientras me chocaba la mano.
- Eso puedo cambiarlo. – me mostró una sonrisa pervertidamente pervertida.
- No creo, tendré que buscarme un amante. – reí. Se escuchó un “oooh” general. – Ya sé quien puede ser.
- Sorpréndeme, preciosa.
- ¿Qué te parece Luke? – sabía que eso iba a cabrearlo.
- ¿Quién me ha llamado? – que oportuno.
- Por aquí te quieren de amante. – me señaló Jade. Liante.
- Lógico. – dijo el aludido.
- Imbécil. – y empezó otra discusión.

No sabía que íbamos a hacer hoy y tampoco quería hacer mucho. Estaba exhausta por casi pasar la noche en vela con mis chicas. Después de picar a Harry, me había ido a duchar mientras las chicas bajaban a desayunar. Yo no tenía hambre ya sabéis por qué. Salí de la ducha y abrí mi maleta para sacar la ropa que me pondría. Esta vez había optado por unos pantalones cortos rasgados y encima una camiseta blanca de tirantes que me tapaba casi todo el pantalón. Cogí unas coverse blancas bajitas y una de las gorras que le había cogido prestada a Niall sin que se enterara. Una vez lista bajé con los demás que por suerte ya habían acabado.
- ¿No desayunas? – se preocupó Harry.
- Me he comido unas galletas antes de bajar. – mentí. - ¿Damos una vuelta?
- Vale. – contestó Niall bastante animado. Se puso delante y, segundos después, se detuvo de golpe. - ¡Espera un minuto! – me miró. – Me suena esa gorra.
- Esto… ¿Te gusta? – dije con una sonrisa un tanto rara.
- Claro, ¡pero por que es mía! – intentó quitármela.
- Déjamela, porfa.
- Admítelo, duende. Le queda mejor que a ti. – rió Liam.
- Discrepo completamente. – se cruzó de brazos cuando le saqué la lengua en señal de victoria.

Salimos del hotel para dar un paseo todos juntos. Fuera había un montón de chicas gritando a la espera de sus chicos, algunos grupos ansiosos por ver a Perrie y un número muy reducido que quería verme a mí. ¿Y a mí por qué? Solo era un intento de cantante en proceso. Bueno, al menos ahora sabía que mi música le gustaba a alguien. Firmé autógrafos a las cuatro personas que me esperaban a mí y fui con las chicas para esperar al resto. Estábamos sentadas en un banco charlando hasta que se nos acercaron unas chicas.
- ¿Podemos ayudaros? – preguntó amablemente Eleanor.
- Nos gustaría tener una foto con las novias de los chicos. – señaló una chica a los cinco amigos.
- Claro. – sonreímos. Nos levantamos todas menos Jade, claro, pero otra chica rápidamente me dio la cámara a mí. Parecía que no querían que saliera yo.
- Ya está. – dije un poco entristecida y al parecer mis amigas lo notaron.
- Gracias, sois increíbles. – dijeron en voz alta.
- Lástima que no podamos decir lo mismo de esa. – susurró una chica al oído de su amiga mientras me señalaba disimuladamente pero accidentalmente todas la oímos.
- ¿Tienes algún problema con Carolina? – se levantó Jade enfadada.
- Esto… no. – dijo la que había hablado.
- No, solo lo digo porque si tienes algún problema dínoslo. – Jade cabreada era un gran enemigo.
- Si insistes… - dijo con burla. – No sé que ve Harry en ella. Solamente es otra cantante anoréxica que necesita un poco de su fama para ser alguien…
- Mira, lo mejor va a ser que no sigas. – la interrumpió mi amiga. – Si Harry se ha fijado en ella y no en ti es porque tú no le llegas ni a la suela de los zapatos. Esta chica. – me señaló. – Tiene un gran talento y más quisieras tú tener su voz y su cuerpo. Además, aquí la que no va a llegar a nada vas a ser tú porque gente como tú no sirve para nada así que agradece que no estés en medio de una carretera trabajando. – dijo muy enfadada.
- Vamos, Annie. – una de sus amigas tiró de ella.
- Gracias, Jade. – la abracé automáticamente y con lágrimas en los ojos.
- Para eso estoy, canija. – me devolvió el abrazo.
- ¿Qué pasa?
- Hemos oído gritos. – se acercaron los chicos corriendo.
- Nada, que vuestras fans no nos adoran a todas. – dijo Eleanor a la vez que me abrazaba.
- ¿Qué te pasa, cielo? – Harry me cogió ambas manos y las besó.
- ¿Chicas, nos acompañáis a comprar algo de comer? Es que Niall tiene hambre. – dijo Zayn.
- No tengo ha… ¡Ay! – Rose le pegó un codazo no muy disimuladamente. – Me muero de hambre. – miró a la pelirroja con duda.
- Ahora volvemos. – nos dejaron a Harry y a mí solos. Me senté en el banco y cubrí mi cara con mis manos para que no me viera llorar.
- Carol. – me llamó. – Carol, mírame. – me cogió de las manos. – Por favor. – levanté la cabeza y le miré con los ojos cristalizados. - ¿Por qué no me lo dijiste?
- Yo…
- ¿Por qué no me dijiste que no te trataban como a las demás?
- ¡¡¡HARRY YO NO SOY LO SUFICIENTEMENTE FUERTE COMO LAS DEMÁS!!!
- ¿Y por qué no me lo dijiste? Yo podría haberte ayudado. – dijo con un tono de voz suave.
- No quería ser una carga.
- Carol, para mí no eres una carga. – me miró con semblante serio. – Eres alguien a quien quiero a mi lado para poder tratarte y cuidarte como te mereces.
- Lo siento. – apoyé mi cabeza sobre su hombro.
- Y ahora, señorita, quiero que me lo cuentes todo.
- No vas a querer saberlo.
- Necesito que me lo cuentes para saber como ayudarte.
- De acuerdo. – me sequé las lágrimas con la mano y respiré hondo. - ¿Te acuerdas del día que empezó la gira? – asintió levemente. – Pues unos días antes, empecé a salir con Louis.
- No me lo recuerdes.
- No me interrumpas. – le lancé una mirada amenazante que entendió a la primera. – Ese día, por Twitter, algunas chicas empezaron a insultarme pero eran muy pocas. La mayoría, aceptaban mi relación con Louis y decían que hacíamos muy buena pareja porque éramos amigos desde que éramos unos críos. Pero, después de romper, todo cambió. – recordé esos días en que todo eran insultos contra mí. – Averiguaron que había firmado un contrato discográfico y todos vuestros fans creían que estaba con vosotros por vuestra fama. Y después empecé a salir contigo. – me escuchaba muy atentamente. - ¿Recuerdas nuestro último día en España? – asintió. - ¿Cuándo estábamos tomando un helado y se acercaron esas chicas? – volvió a asentir. – Pues empezaron a insultarme y decirme que tú no deberías estar conmigo, que no soy nadie como para merecerte, que estoy gorda, soy horrible y cosas así.
- Pero si tú estás… - pareció acordarse de algo. - ¿Has dicho desde que estuvimos en España?
- Sí. Y ahora, las chicas de antes me decían que soy otra cantante anoréxica más que solo intenta aprovecharse de tu fama. – ya que se lo había contado, mejor que lo supiera todo ¿no?
- ¡¿POR QUÉ LO HAS HECHO?!
- ¿Qué? - ¿de qué hablaba?
- ¡¿EN QUÉ MIERDA ESTABAS PENSANDO?!
- No sé de que hablas. – dije confusa y con la voz temblorosa. – Y por favor, no grites.
- ¿Por qué estás dejando de comer? – dijo más calmado.
- Yo no he… – ¿cómo lo sabía? No pude acabar la frase porque el rugido de mi hambriento estómago me interrumpió.
- No has desayunado, ¿verdad? – ya no le podía mentir. - ¿Por qué?
- No quería que me dejaras.
- Yo nunca te iba a dejar. Eres lo más preciado que tengo. – pasó su brazo por mis hombros. – Por favor, dime que todo va a volver a ser como antes.
- No lo sé, Harry. Todo esto no cambia de un día para otro. – nada iba a volver a la normalidad.
- Yo te ayudaré. – me sonrió para transmitirme tranquilidad. – Y lo primero que vamos a hacer es cerrar tu cuenta de Twitter.
- ¿Para qué?
- Para que no puedas leer nada de lo que piensan de ti. – cogió mi móvil y desinstaló la aplicación del conocidísimo pajarito azul. – Solamente tiene que importarte lo que piensen las personas que te quieren.
- Gracias por todo, Hazza.
- Eh, me has llamado por mi apodo. Eso es algo bueno. – me sacó una sonrisa. – Y del resto no te preocupes, siempre estaré a tu lado para apoyarte.
- Te quiero, Styles.
- Y yo a ti, princesa. – me besó tiernamente.


2 comentarios:

  1. Huooola! Vamos a hablar de la preciosidad de capítulo que me he leído, mejor dicho, dos, siento no haber comentado antes, estaba demasiado ocupada. Pero he vuelto y además he tenido una especie de maratón de capítulos ;')
    Primero, quiero ir a Australia con 5SOS jaja, menos mal que eso con Luke fue un malentendido. Y Carol se nos hace famosa, ais, que nadie se meta con ella otra vez que soy yo la que me lío a hostias. Pero menos mal que está aquí Harry para calmar el asunto y ayudarla.
    Bueno, que me han encantado. Nos vemos en el siguiente sí que sí.
    Un besito<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !!HOLAAA!! Gracias, ya te echaba de menos jajaj.
      Yo también quiero ir con ellos, si menos mal. Pobre Carol, todos se meten con ella pero esta superHarry para salvarla. Jajaja tú también salvarás a Carol.
      Hasta el siguiente.
      Un beso <3

      Eliminar